30 julio 2009

La Tempestad #67, Narrar por otros medios y Los precursores



Gracias a Guillermo, me entero que está pronto a salir el número 67 de La Tempestad, que incluye un dossier llamado Narrar por otros medios, donde se exploran las posibilidades narrativas del cómic, los videojuegos, la animación y los juegos de rol. El artículo sobre juegos de rol es de un servidor.

No sólo eso, sino que han decidido publicar el número 67 de La Tempestad en línea, de manera completamente gratuita, aunque La Tempestad es una revista demasiado bonita y grande para leer en pantalla, es un excelente sustituto. Pero creo que Guillermo lo dice mejor que yo con su imitación de Chris Ware (cuyo Acme Novelty Library acaba de ganar el Eisner y ya hasta está de venta en Ghandi traducido):

Así que, ¿quieren estar en la onda? ¡Aquí está lo que necesitan! Una nueva edición de esta elegante revista especializada en eso que llamamos, con valor, arte. No se preocupen por esto. Somos profesionales. Sabemos que el arte, si no se maneja bien, puede ser peligroso. Pero, caray, en realidad, por sí solo, es bastante inofensivo. Y completamente innecesario. No tiene precio. No tiene valor alguno. ¿Qué más da? Aquí, pues, una nueva nueva publicación de esta sustancia extraña de la cual todos quieren una parte. Llena de ingeniosos acertijos y actividades, esta nueva edición de La Tempestad te ayudará una vez más a legitimizar lo que creías ilegitimizable: ¿El cómic? ¿La animación? ¿Los juegos de rol como alta cultura? ¿Cómo? ¿Por qué no? ¡Sí!
Así que ya lo saben, estudiantes de arte y personas deseosas de adentrarse en el apasionante mundo de la estética, un nuevo capítulo en este Libro de Libros ha llegado finalmente. ¡Ideal para tertulias! ¡Imagina la envidia que sentirán tus amigos si posees algo que aparezca en portada de este número! ¡Wow! ¡Suscríbanse!
Los invito a leer y comprar La Tempestad, y aprovecho para agradecer de nuevo a Guillermo por invitarme a colaborar en este número.

28 julio 2009

Tron Legacy



Normalmente no cedo a la tentación de poner trailers en el blog, pero esta vez la nostalgia me ha ganado. Tron era una de mis películas favoritas cuando niño. Prácticamente no recuerdo nada de la trama, sólo que los programas se preguntaban por la existencia del mítico "usuario" en el cual sólo pocos creían. En fin, parece que este año Disney no va a decepcionarme.

27 julio 2009

El final de la prensa

No me gusta leer Letras Libres porque si bien uno puede estar de acuerdo o no con sus opiniones y selecciones en cuestiones literarias, cuando hablan de política parecen quedarse sin cerebro y el nivel de exigencia y crítica baja bastante. No parece ser el caso del último número, que en portada presenta un ominoso Adiós a la prensa. Vale la pena leer el artículo central "Adiós a la era de los periódicos (bienvenida una nueva era de corrupción" de Paul Starr, que habla de la crisis del periodismo en Estados Unidos, y luego contrastar con "El vejestorio necesario" de Jesús Silva-Herzog Márquez, que explica la diferencia con México, una diferencia que sospecho aplica a muchos otros países de América Latina.

Todo esto viene vinculado a una nota en la Balada del Elefante Azul de Javier Moreno sobre el futuro del libro, especialmente en el debate que se ha dado en los comentarios. Y es que esos enigmáticos e-readers quizá remplacen todo: revistas, periódicos, plaquettes de poesía y novelas. Quizá cambien por completo la forma en que leemos blogs y memorias electrónicas. Y eso es sólo el principio. Los comentarios sobre los libros y la posibilidad de compartirlos abre un nuevo paradigma de lectura. Tal vez Joyce no lo esperaba, pero Ulises es una novela que será leída con mucho menos esfuerzo en un e-reader que en papel.

A Javier parece preocuparle especialmente el modelo de negocios de los textos digitales. Me preocupa a mi. A la mayoría de los articulistas de Letras Libres también. Y es que los márgenes no son los mismos, aunque se insista tanto en la reducción de costos. Y esta el "problema" de las copias.

26 julio 2009

Comparativo gráfico

En la nota anterior mencionaba mi lectura anterior (La Biblia Vaquera, Carlos Velázquez) y la actual (Borges, Adolfo Bioy Casares). Como en uno de mis blogs favoritos acostumbran hacer con frecuencia comparativas de libros, lo cual me parece muy divertido, se me ocurrió poner aquí una:



24 julio 2009

Breves

* Después de un período de lectura febril (que no de febriles lecturas) soy incapaz de concentrarme en nada que no sea el enorme ladrillo que es Borges de Adolfo Bioy Casares. Leo unas cuantas entradas del diario de Bioy cada vez que puedo y avanzo al ritmo de un mes por día. Todavía me quedan 900 páginas.

* Antes de que llegara este extraño bloqueo, lo último que alcancé a leer fue La Biblia Vaquera de Carlos Velázquez. La recomiendo.

* Ayer por la noche escuché el podcast Peinate que viene gente en el que hacen una entrevista o charla con Martín Cristal. Hace mucho que no escuchaba hablar a nadie con tanta lucidez sobre literatura y escritura. Si alguien sabe dónde puedo conseguir los libros de Martín en la Ciudad de México, avise.

* Cada vez más, cuando veo una fotografía mía me confundo y pienso que es una fotografía de mi padre.

21 julio 2009

Del II Encuentro de Jóvenes Escritores en Acapulco y sus orillas

Paul Medrano me invitó por segundo año consecutivo al encuentro Encuentro de Jóvenes Escritores en Acapulco y yo fui con mucho gusto. El encuentro mejoró mucho en cuanto al año pasado. La sede del encuentro ahora fue la Casona de Juárez, que yo pensaba erróneamente que se llamaba así porque estaba en la calle de Benito Juárez, pero no, la calle se llama así porque la casa era de Benito Juárez. Habría que decir que el encuentro sufrió por la falta de apoyo del Municipio de Acapulco, que de buenas a primeras redujo a la mitad el presupuesto del encuentro, lo cual provocó ciertas carencias. Sin embargo, los organizadores Ulber Sánchez, Antonio Salinas y Paul Medrano se arreglaron como campeones para sacar adelante el evento.


Ulber Sánchez, Toño Salinas, un represente del Municipio y Andrés Cisneros

El programa del encuentro era muy variado, pero como de costumbre tuvo cambios de última hora. La mesa de análisis de poesía se canceló ya que sólo llegó uno de los ponentes. No me queda muy claro porque no se reorganizó con otros, ya que había muchas personas capaces de entrarle al quite, pero para mí esto resultó el punto negro del encuentro. Me quedé con un montón de preguntas guardadas sobre el desarrollo de la poesía joven en México. Ya habrá otra oportunidad de hacerlas, espero.

De entre todos los eventos a los que asistí (que no fueron todos) lo más destacado fue la presentación de La Biblia Vaquera de Carlos Velázquez, dónde Ángel Carlos Sánchez hizo una gran lectura del texto; la charla con Yuri Herrera, que habló de cómo la publicación de su novela en España le ha servido para entrar en el debate cultural, la presentación de revistas Óraculo y Hermano Cerdo (a esa no fui, pero todos me dijeron que estuvo interesante), y la presentación de Los esclavos de Alberto Chimal, en la que Alberto resaltó el carácter igualitario de los blogs. Me la pasé muy bien en la mesa de análisis de narrativa joven, que fue a lo que iba. Todos dijimos prácticamente lo mismo.


Paul Medrano, Iris García, René López Villamar y Gabriela Conde

Para "los críticos" de la literatura mexicana joven, la mayor preocupación parece ser el efecto que están creando las becas y reconocimientos otorgados por el Estado a la creación literaria. Mis compañeras de mesa resaltaron que afecta a la "responsabilidad" del escritor, aunque yo no tengo muy claro si esa responsabilidad existe. Insistí en el hecho de que la literatura no puede depender del apoyo gubernamental. También se habló sobre el papel que juegan los blogs y otros servicios electrónicos en la difusión de la literatura joven. Hay opiniones a favor y en contra. La ronda de preguntas y respuestas fue bastante animada, pero no lo polémica que hubiera esperado. Muchos asentían en aprobación, otros ponían cara de no estar de acuerdo pero no dijeron nada y otros más estaban dormidos (el calor y la cerveza hicieron lo suyo en gran parte del encuentro). También mencioné mi experiencia en la Animex de Monterrey, las dificultades y problemas que atraviesan los artistas nacionales del cómic, que comparten mucha de la problemática de los escritores jovenes pero no sus beneficios ni prebendas.

De las pocas lecturas de obra a las que asistí no hubo mucho que me llamara la atención, salvo por un par de cuentos leídos por Salvador Calva y Mauricio Salvador. Carlos Velázquez calificó este último como "la lectura más larga y más tediosa del encuentro, aunque quiero mucho al Mauricio", claro, en plan de juego, pero me llevó a reflexionar sobre el hecho de que las lecturas de obra no son muy útiles. Después de dos encuentros en Acapulco e innumerables lecturas en la Facultad, no les encuentro sentido. La gran mayoría de los escritores leen mal o muy mal, lo cual no ayuda. La gran mayoría de los lectores (los que asisten a estas lecturas, al menos) están acostumbrados a leer en soledad y en silencio, a un ritmo mucho más veloz del que brinda una lectura en voz alta, con la capacidad de volver sobre lo leído, adelantarte o saltarte pasajes. Este pequeño retroceso de siglos en las lecturas públicas me extraña. Si esto aplica o no a la poesía es algo que no sé, pero yo me aburrí igual en las lecturas de poesía, así que algo habrá de eso.

El cuento de Mauricio era muy bueno, pero muy largo, igual que el de Salvador, que para colmo usaba recursos tipográficos que se perdían en la lectura en voz alta. Quizá hubo otros buenos textos que se pasaron de largo en una mala lectura (y por los nervios del escritor). Ni que decir que las lecturas de obra fueron las menos atendidas y menos comentadas, salvo las que se hicieron en el Bar del Puerto, pero sospecho que porque esas tenían algún otro aliciente..


Su servidor y Verónica

Obviamente en el Encuentro no todo fue literatura. Verónica fue una excelente compañera de viaje. Hicimos todo lo que había que hacer en Acapulco y nos divertimos mucho. En el encuentro también se la pasó muy bien. Y nos enamoramos un poco más. Un viaje redondo.




13 julio 2009

Matemáticas electorales del voto en blanco, 3 (y último)

1. Las elecciones llegaron y se fueron. Yo apenas si me enteré. Por más que quería ser un anulista (nombre que sus enemigos dieron a los votantes blancos), me tuve que conformar con ser un abstencionista. El día de la votación estaba en Monterrey y no vi una casilla ni de lejos. El único recuerdo de las votaciones fueron los múltiples retenes militares que pasé en la carretera desde la Ciudad de México a Monterrey, que ya no estaban de regreso.

2. Magia electoral. De ida a Monterrey pasé por puros estados gobernados por el PAN. De vuelta, pasé sólo por estados príistas. El voto blanco favoreció al PRI. Que no los engañen. Lo leyeron primero en Teoría del Caos.

3. Claro que en realidad el voto en blanco no favoreció al PRI. Sin su ayuda hubiera ganado igual. Es de nuevo cuestión de matemáticas.

4. El voto en blanco ganó. Es la quinta fuerza electoral del país. Ya tiene su registro. ¿Y ahora qué? Obviamente, nada cambió. Todos los partidos siguen igual; lamiéndose las heridas, pero igual. ¿En realidad todo sigue igual? No, no lo creo. El movimiento sirvió para tender lazos entre los votantes blancos, para ver que no estamos solos. Finalmente, los votantes blancos no rechazan la idea de participar, ni rechazan la idea de democracia, ni se han dado por vencidos. Creemos que México puede ser un lugar mejor. Creemos que el cambio pacífico no es imposible. Creemos que ya llegó el momento de dejar de "exigir" cosas al Estado. Creemos que ya es hora de terminar con la queja eterna de que nuestros gobernantes no nos hacen caso. Ya sabemos que no nos van a hacer caso. Les dejamos aviso en las urnas de que su desinterés no nos importa. Qué el país va a seguir adelante con o sin ellos. Nos somos indiferentes como los abstencionistas y cada vez somos más.

5. Sí hubiera podido votar, no hubiera anulado todos mis votos. Sólo algunos. Los demás ya los tenía decididos.

6. ¿Voto en blanco para 2012?