Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando las entradas de diciembre, 2009

Hay que prohibir que se haga otra FIL (mejor, hay que abolir la muerte)

El 30 de noviembre murió Milorad Pavić. Ahora, sumido en un espantoso desvelo me entero apenas que el 29 de noviembre falleció Robert Holdstock.

Mierda.

No es justo.

Quisiera decir, como con Pavić, que nos encontraremos en sueños o más bien que le esperaré a las orillas de Lavondyss , pero no puedo. Chimal tenía razón al decir que se ha muerto una parte deslumbrante de la imaginación del mundo. Y en un par de días.

Ahora sí, que se acabe el 2009.

¿Qué hace a un cuento?, 1

En el blog de Federico Escobar se ha abierto una pequeña polémica en torno al premio Juan Rulfo 2009, otorgado por Radio Francia International. El premio lo obtuvo el argentino Mariano Pereyra Esteban por «El metro llano», con la novedad de que la organización ha puesto disponible el cuento ganador para su descarga. (Huelga decir que sería un buen momento para leerlo antes de seguir leyendo.) La nota expresa su extrañeza a que dicho texto haya ganado el premio. En los comentarios del blog el autor del cuento responde a los cuestionamientos de manera bastante mesurada y acertada, a mi parecer. Gracias a esta actitud es posible entender que por sobre las reticencias de Escobar se encuentran visiones opuestas de lo que debería ser un cuento. Dice Escobar:

Ahora, sí creo que el cuento pretendía ser humorístico, tanto como pretendía ser artificioso en el lenguaje. Creo que cualquiera que lea el cuento estaría de acuerdo con que está escrito en un registro humorístico; cuando dije que el tex…

En la Minicon

Foto: El Hino


El domingo estuve todo el día en la Segunda Minicon Comikaze, que organizamos entre Ediciones Uno de Tres, Comikaze y Badabing Comics. Debido a que por causas de fuerza mayor Rodolfo JM no llegó a dar la conferencia sobre ciencia ficción, me tuve que transformar en improvisado conferencista. De paso nos llevamos sólo media hora en la conferencia, con lo que ajustamos los horarios del evento, que empezó una media hora tarde. Al parecer, a todo el mundo le gustó aunque no tenía ni idea de que iba a decir.

La transición a Internet, los formatos digitales y el webcomic fueron los puntos más comentados durante el evento. Los comiqueros tienen las cosas mucho más claras que los editores tradicionales, pero eso no evita que el asunto todavía se mencione con dosis de asombro y temor entre todos los involucrados. Para los artistas y editores de cómics, de todas formas, su mejor conocimiento del medio y de sus expectativas avisa un pequeño repunte del noveno arte en México en los añ…

Providence, de Juan Francisco Ferré

(Nota: Debido a la longitud de esta reseña, aquellos interesados pueden descargarla directamente en PDF, apaisado, ya sea para imprimirse o leerse en pantalla. Los que prefieran confiar en su navegador, pueden leer el texto completo seleccionando el vínculo «Leer más».)

The Stars Are Right
Si nos hiciésemos opinión de un autor a partir de lo que se escribe sobre su obra, al leer las reseñas de las dos últimas novelas de Thomas Pynchon uno pensaría que ha quedado completamente superado. Michiko Kakutani calificó a Inherent Vice de «Pynchon Lite», mientras que James Wood aseveró, sobre Against the Day, que casi todas las alabanzas que recibió la novela son políticas y no literarias, en un libro que es prácticamente imposible disfrutar. De la misma forma, la legión de reseñistas que llevaron a cabo la titánica tarea de leer las 1300 páginas de Against the Day en dos semanas parecen estar de acuerdo en algo: Pynchon estaba bien para 1975, cuando sus maestros los hicieron sufrir con la lectu…

Preludio a Providence

Como toda novela del siglo veintiuno que se respete, Providence tiene varios guiños y referencias a House of Leaves:
La casa se me antoja un laberinto desmesurado a juzgar por los rodeos que me veo obligado a dar sin poder encontrar la salida. Tengo la paradójica sensación, producto quizás de mi contrariado estado de ánimo, de que esta casa parece mayor vista desde dentro que desde fuera. Quizás no sólo lo parezca, quizás exista, como efecto del ilusionismo arquitectónico con que fue diseñada y construida, una alucinante desproporción entre el inerior y el exterior del edificio.

LA FIL: Lo que no se vio en Hermano Cerdo, 2

(La cobertura de HC a la FIL, en su blog)

Urbi et orbi



Si algo me dejó sorprendido es el carácter provinciano del mercado editorial en México (ya lo sabía, pero me gusta hacerme el sorprendido). Sí, es una feria internacional porque lo mismo hay eventos de poesía austriaca que bailes africanos, pero una feria internacional del libro no es. Para muestra, la larga lista de libros que Luis Panini no pudo encontrar en la FIL. ¿Dónde estaban los libros de Agustín Fernández Mallo, de Sergio Chejfec, de Fogwill o de Mario Levrero? Como dice Luis, "los encargados de los stands le dicen a uno que esos libros no se los traen porque nadie tiene interés por leer a esos autores desconocidos." Como dice mi abuela, "cada quien cuenta cómo le fue en la feria".

Mención aparte se lleva Anagrama, que salvo por un par de títulos (imperdonables) que nunca he visto en México, siempre se preocupa por tener disponibles en el país a todos los autores de su catálogo. No obstante su distribuido…

LA FIL: Lo que no se vio en Hermano Cerdo, 1

(La cobertura de HC a la FIL, en su blog)

Las demasiadas ferias


A propósito de la Feria Internacional del Libro de Guadalajara, en el blog de Letras Libres José Israel Carranza escribió en una nota llamada "Las varias ferias":

Es claro que en realidad son varias ferias las que tienen lugar simultáneamente, y que son recíprocamente indiferentes. Una es la que hacen quienes tienen en Expo Guadalajara el espacio para sus comercios [...] Otra feria es la protagonizada por los Autores [que] también comprende los cocteles y las fiestas a donde éstos acuden, a veces en compañía de los Profesionales o donde incluso condescienden a rozarse con la Prensa —que tiene su feria aparte [...] Y, por último, está la feria del Público en General: una masa ingente que sólo por accidente o por distracción tiene acceso a las otras ferias, y que atesta los pasillos [...].


Dada esa indiferencia, resulta muy claro que sólo un puñado de imbéciles, entre los que me cuento, intenta ir a todas las ferias a…

De mis lecturas actuales y otros laberintos

El problema de pasar una semana a la Feria Internacional del Libro a Guadalajara son dos: incluso sin dinero se regresa con demasiados libros (23) y el mundo sigue su curso mientras uno se la pasa en una burbuja de conferencias, chismes, libros y editoriales. Diría también que cocteles, pero como no bebo, esos me los brinqué. El caso es que después de pasar revista a todos los libros que traje de Guadalajara, reduje a cinco la lista de posibles lecturas inmediatas, y luego a dos: Providence de Juan Francisco Ferré y El sueño no es un refugio sino un arma de Geney Beltrán Felix. El segundo es un librillo de ensayos críticos que hasta el momento voy picoteando con gusto. Providence, por su parte, es una enorme novela en toda la extensión de la palabra. Como lector, siento un extraño hormigueo en el estómago en cada página que pasa. Son muy contados los libros que me han causado esa sensación en los últimos cinco años: House of Leaves, 2666, Austerlitz... Así que sin muchas ganas de quem…

La Tempestad #69, Estéticas de la catástrofe y "Héroes" de nuestro tiempo

Ya sé que esto comienza a parecer tablero de anuncios, pero qué quieren, las revistas tienen esa mala costumbre de salir a inicios de mes. El número 69 de La Tempestad ya está a la venta en los lugares acostumbrados, e incluye un dossier llamado "«Héroes» de nuestro tiempo", donde contribuyo con un texto sobre los clones. El dossier central, "Estéticas de la catástrofe" es muy bueno. La Tempestad 69 se puede leer en línea.
Mauricio Salvador me acaba de avisar que ya está en línea la sección "Fraguas" de la revista Tierra Adentro 160 (PDF).

En ella se puede leer el texto "El síndrome de Golo" de Ignacio Sánchez Prado, que mencioné en mi nota De la generación de los setenta. Con algo de suerte, eso quiere decir su contenido tendrá mayor exposición y podrá ser comentado como se merece. A las tres personas interesadas en la literatura mexicana reciente, las conmino a leer el texto.

También, para los curiosos, en esa misma sección aparece un texto crítico de su servidor acerca de Vacío perfecto, uno de esos grandes libros de Stanisław Lem, que acaba de ser reeditado en Ipedimenta. Disfruté mucho escribiendo esa reseña, porque siempre es más divertido escribir sobre un libro que te gusta mucho que sobre uno que a duras penas acabaste de leer. Este libro de Lem es grande, pero para no repetirme, los invito a leer el texto para enterarse de por qué.