Ir al contenido principal

Aventuras de la vida digital


Hace casi un año me regalaron un iPhone en mi cumpleaños. Todas las advertencias de Cortázar sobre los relojes aplican para el iPhone, pero al cuadrado. Eso no evito que cuando seis meses después se robaron mi teléfono, no dudara en comprarme uno nuevo.

El iPhone no sólo cambio la forma en que estaba acostumbrado a comunicarme —y me permitió pasar menos tiempo frente a una computadora—; también transformó la forma en que estaba acostumbrado a relacionarme con las computadora.

Después de cuatro años de usar Ubuntu Linux de manera casi exclusiva, mi nueva laptop es una Macbook Air. Quizá lo más curioso de estos últimos cuatro años usando software libre es que me preparó para la Mac como nunca lo hubiera hecho Windows. Casi todas las adiciones del nuevo sistema operativo de Mac, Mountain Lion, ya tenían un año o más de un año en los diferentes escritorios de Linux. La diferencia, por supuesto, es que en Mac funcionan bien. Itunes y la App Store me hubieran parecido un concepto completamente bizarro si no hubiera estado acostumbrado ya al Centro de Software de Ubuntu.

Esta familiaridad, junto con la posibilidad de comprar tarjetas prepagadas de Apple en casi cualquier parte, me empezó a hacer adicto a comprar en sus tiendas. Creo que eso es lo más impresionante sobre el sistema que ha hecho Apple. Si quiero escuchar una canción, en vez de buscarla en Youtube la busco en iTunes y la compro. De hecho, compro canciones que ya tenía sólo por la comodidad de que se descarguen a todos mis dispositivos de Apple (que incluyen también un iPad) sin que tenga que hacer nada más. He comprado programas en la App Store (en las dos, la de iOS y la de Mac) que nunca antes habría comprado. Scrivener es, de hecho, el primer programa por el que pago dinero en una computadora.
En Windows la sequía de programas es muy triste. En Linux casi todo lo que quieres usar existe y lo puedes descargar gratis. Casi todo lo que en Linux es gratuito en Apple cuesta. La diferencia es que casi siempre detrás de ese programa hay un desarrollador muy amable que vive de vender dos o tres programas y que por tanto trata a sus clientes con respeto y velocidad.

No quiero recordar las dos o tres veces que tuve necesitar de interactuar con un desarrollador de software libre.

Comentarios

Zwarte VJ dijo…
Curiosos tu caso , ya que a veces ocurre lo contrario , afortunadamente sabes como trabaja el software libre y aun asi prefieres pagar a apple por lo que puede ser gratis e incluso mas avanzado

Entradas más populares de este blog

Le vent nous portera (en español)

In Memoriam Gary Gygax (1938-2008)

Download video!

Je n'ai pas peur de la route
Faudrait voir, faut qu'on y goûte
Des méandres au creux des reins
Et tout ira bien là
Le vent nous portera

No le tengo miedo al camino,
Habrá que ver, habrá que probar,
los meandros del hueco de la espalda
y todo estará bien.
El viento nos llevará.

Ton message à la Grande Ourse
Et la trajectoire de la course
Un instantané de velours
Même s'il ne sert à rien va
Le vent l'emportera
Tout disparaîtra mais
Le vent nous portera

Tu mensaje a la Osa Mayor
Y la trayectoria del viaje
Un instante resplandeciente
Incluso si no sirve para nada
El viento triunfará.
Todo desaparecerá pero
El viento nos llevará.

La caresse et la mitraille
Et cette plaie qui nous tiraille
Le palais des autres jours
D'hier et demain
Le vent les portera

La caricia y la metralla
Y esta herida que nos lastima
Los palacios de otras épocas,
De ayer y de mañana,
El viento los llevará.

Génetique en bandouillère
Des chromosomes dans l'atmosphère
Des taxis pour l…

¿Quién quiere ser Roman Polanski?

Si el genio de la botella ofrece concederle un deseo, nunca le pida convertirse en un afamado director de Hollywood: podría transformarlo en Roman Polanski.

El sábado pasado, Roman Polanski fue arrestado por las autoridades suizas en Zurich, por una solicitud de extradición de los Estados Unidos, después de que escapara de dicho país en 1978 antes de ser sentenciado por haber admitido relaciones sexuales con una niña de trece años. Desde entonces, había vivido en Francia (país del que es ciudadano) y se había cuidado de no pisar países que tuvieran tratados de extradición con los Estados Unidos. Esto lo llevo incluso a ser la primera persona en dar testimonio en video en el Reino Unido, cuando demandó por difamación a la revista estadounidense Vanity Fair en este país. No es la primera vez que visitaba Suiza, donde iba a recibir un homenaje por su carrera; incluso tenía una casa ahí. La razón por la que el arresto se haya efectuado justo ahora es un misterio.

¿Quién quiere ser Roman Pol…