Ir al contenido principal

Bohemian Rhapsody

Primeras impresiones de Bohemian Rhapsody

Ok. Bohemian Rhapsody. Esta película me provoca sentimientos encontrados.

Tiene muy buena factura. Algunos de los efectos especiales no son de la mejor calidad, pero es una biopic con efectos especiales: eso habla de un deseo de contar la historia de la mejor manera posible. El diseño de arte y el vestuario soberbios. Quizá dignos de un Oscar. ¿Pero la historia?

No puedo ser nada objetivo porque no sólo me sabía la letra de todas las canciones, también sabía todas y cada una de las cosas que iban a pasar, incluyendo muchos de los diálogos. Pero me queda la impresión de que la historia nos queda debiendo mucho. Quizá sea el cambio de director a media producción, quizá la intromisión de los miembros sobrevivientes de la banda que cuidan demasiado la imagen de Mercury, quizá sea, como dice Brian May a media película, que las audiencias norteamericanas –para las que existe esta cinta– son puritanas en lo público y perversas en lo privado, pero el argumento de la película, si es que existe, no logra despegar.

Las actuaciones tampoco convencen. El Freddie Mercury real en la grabación que corre en los créditos finales se come a Rami Malek en sus mejores momentos de la cinta. Los diálogos impostados e irónicos, llevados al extremo en el breve cameo de Mike Myers, no ayudan a que las actuaciones mejoren. Hay mucho talento desaprovechado en los personajes secundarios, que no tienen la oportunidad de brillar.

Tengo la teoría de que David Fincher arruinó la idea de las biopics para siempre con The Social Network. Su biografía de Mark Zuckerberg se volvió un modelo a seguir inalcanzable: contar una historia de vida que sea a la vez un comentario sobre la actualidad pero también a la vez sea astuta y graciosa. Bohemian Rhapsody lo intenta pero falla.

Lo mejor, por supuesto, es la música. La música vale toda la pena el boleto de entrada, a menos que, como yo, notes todos los errores de mezcla, los cortes apresurados y los errores cronológicos, como que la banda cante una canción que se compone en 1976 en una gira de conciertos de 1974. Igual con todos esos errores la música vale la pena el precio del boleto, y si Queen se vuelve a poner de moda en 2018 gracias a esta película todavía mejor.

PS: Si algo demuestra esta película es que Freddie Mercury estaría perreando hasta el piso con J Balvin y Maluma, así como bailaba –en la ucronía de la cinta– al ritmo de MC Hammer en sus fiestas.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Le vent nous portera (en español)

In Memoriam Gary Gygax (1938-2008)

Download video!

Je n'ai pas peur de la route
Faudrait voir, faut qu'on y goûte
Des méandres au creux des reins
Et tout ira bien là
Le vent nous portera

No le tengo miedo al camino,
Habrá que ver, habrá que probar,
los meandros del hueco de la espalda
y todo estará bien.
El viento nos llevará.

Ton message à la Grande Ourse
Et la trajectoire de la course
Un instantané de velours
Même s'il ne sert à rien va
Le vent l'emportera
Tout disparaîtra mais
Le vent nous portera

Tu mensaje a la Osa Mayor
Y la trayectoria del viaje
Un instante resplandeciente
Incluso si no sirve para nada
El viento triunfará.
Todo desaparecerá pero
El viento nos llevará.

La caresse et la mitraille
Et cette plaie qui nous tiraille
Le palais des autres jours
D'hier et demain
Le vent les portera

La caricia y la metralla
Y esta herida que nos lastima
Los palacios de otras épocas,
De ayer y de mañana,
El viento los llevará.

Génetique en bandouillère
Des chromosomes dans l'atmosphère
Des taxis pour l…

Una semana de dieta crudivegana

Hice una semana de dieta crudivegana y lo creerás lo que pasó después Llevo una semana comiendo sólo frutas y verduras crudas. Ha sido una semana muy difícil y quiero compartirles algunas cosas:
Nunca tuve mucha hambre. Quizá lo que más me llamó la atención de la dieta es que pensé que iba a morir de hambre pero nunca fue así. Lo que sí me dio fue bastante ansiedad. Los primeros tres días fueron bastante normales pero los últimos días juro que podía oler la carne cruda desde un extremo del mercado al otro. Soñé con filetes, hot cakes, espagueti con camarones y frijolitos con arroz. Sí, soñé todos los días con comida cocidaLa comida no tiene mucha variedad. A pesar de que tenía tres menús diferentes ya para el tercer día estaba harto de la comida: había que elegir entre distintas formas de cortar, picar o licuar los alimentos pero siempre eran los mismos alimentos base. Habrá quien adore el jitomate o las espinacas, pero si no estás preparado para comerlas todos los días no durarás muc…