Ir al contenido principal

Magia vs. Magia

Hollywood tiene una tendencia a hacer las cosas de dos en dos: dos películas de volcanes, dos películas de asteroides que se impactan sobre la Tierra, dos películas de ... lo que sea que se les ocurra. en esta última temporada, aparecen dos películas sobre magos, y cuando digo magos pienso aquí en David Copperfield, no en Gandalf el Gris. The Illusionist, traducida aquí como El ilusionista y The Prestige, El gran truco, en español.

La primera cinta, The Illusionist, estelarizada por Edward Norton, y basada en una historia (que no he leido) del ganador del Pullitzer Steven Millhauser, cuenta la historia de un prestigitador en la Viena de inicios del siglo XX, que a partir de su oficio hace tambalearse la monarquía. La segunda, The Prestige, estelarizada por Hugh Jackman (Wolverine) y Christian Bale (Batman) cuenta la historia de dos magos rivales que sacrifican todo por ser los mejores en su arte. Esta última película está dirigida por Christopher Nolan, autor de maravillas como Memento e Insomnia y maravillas comerciales como Batman Begins, y basada en una novela (que tampoco he leído) de Christopher Priest.

[Edward Norton en El ilusionista]

Leo lo siguiente, hace poco, en una nota del blog de Marcelo Figueras:
The Prestige es infinitamente superior. Quizás porque, de ambas, es la que entiende mejor cuál es la pulsión que mueve a un ilusionista [...]

Así como en el fondo de cada truco exitoso existe una decepción, Nolan nos frustra cuando recurre a un elemento sobrenatural (que aunque disfrace de científico sigue siendo imposible ante nuestros ojos) para llevar la trama a su conclusión. Pero imagino que esta trampa debe ser aceptada del mismo modo en que aceptamos las otras, cuando acordamos suspender nuestra incredulidad para que el ilusionista de turno nos llevase a otro mundo por el precio de una entrada de cine. El mismo Angier pide disculpas a su manera sobre el final del film, cuando asume ante Borden el móvil común y confiesa que sería capaz de hacerlo todo, ¡todo!, con tal de escuchar las exclamaciones de asombro y ver los rostros asombrados, casi niños, del público que presencia su acto.

No existe narrador de verdad que no concuerde con Angier. Vivimos para encantar, aunque nos vaya la vida en el intento.

Figueras se las apaña en su nota para no contar el desenlace de la cinta. Si no piensas ir a ver The Prestige puedes enterarte del desenlace leyendo la reseña de Gustavo Faverón, con la cual por cierto, estoy completamente de acuerdo. Dice Gustavo que "los dos grandes trucos finales son explicados de modo incoherente" y eso a Figueras le parece asombroso. A mi me parece terrible.

[Bale y Jackman en El gran truco]

Figueras olvida películas en las que el ser "impulsados a creer en una realidad que es tan sólo producto de nuestra imaginación" se resuelve de forma mucho más elegante, como en la celebrada Mulholland Dr. de David Lyinch o en la infravalorada Avalon de Mamoru Oshii. El develar la ilusión final, como demuestran estas dos cintas, no se tiene que hacer a costa del espectador, por medio del engaño. Tan válido hubiera sido que al final todo el acontecer de The Prestige resultara el sueño de uno de sus protagonistas, o que un dinosaurio gigante del futuro se comiera a los dos protagonistas. Como todo buen truco de magia, asombra hasta que se conoce el secreto.

Es por eso que The illusionist es muy superior a The Prestige. En la cinta estelarizada (magistralmente, como siempre) por Edward Norton, el truco nunca se revela como tal, aunque como espectadores, estemos esperando toda la cinta el momento del descubrimiento. Queda como un testamento al amor por el encatamiento y la magia. ¿Era magia verdadera o un simple truco? El espectador puede sacar sus propias conclusiones. La obligación del narrador es encantar, como bien señala Figueras. Revelar el secreto es darse por vencido.

Comentarios

Ora si no secundo la moción, para mi The prestige si es superior...

Pero es curioso que menciones esa frase, ahí la película me ganó por completo, esa frase me comió

Saludos
Agoran dijo…
sin haber visto ninguna de las dos (9 euros el cine, (traducido a como 150 varos la funcion) pos ni manera de nada.

Sin embargo, mi ran conclusion:

La magia existe. punto.
Agoran: Para eso existe el torrent :D

Barón: Gran frase, pero no salió de la película. Tiene su buena tradición.

Entradas más populares de este blog

Le vent nous portera (en español)

In Memoriam Gary Gygax (1938-2008)

Download video!

Je n'ai pas peur de la route
Faudrait voir, faut qu'on y goûte
Des méandres au creux des reins
Et tout ira bien là
Le vent nous portera

No le tengo miedo al camino,
Habrá que ver, habrá que probar,
los meandros del hueco de la espalda
y todo estará bien.
El viento nos llevará.

Ton message à la Grande Ourse
Et la trajectoire de la course
Un instantané de velours
Même s'il ne sert à rien va
Le vent l'emportera
Tout disparaîtra mais
Le vent nous portera

Tu mensaje a la Osa Mayor
Y la trayectoria del viaje
Un instante resplandeciente
Incluso si no sirve para nada
El viento triunfará.
Todo desaparecerá pero
El viento nos llevará.

La caresse et la mitraille
Et cette plaie qui nous tiraille
Le palais des autres jours
D'hier et demain
Le vent les portera

La caricia y la metralla
Y esta herida que nos lastima
Los palacios de otras épocas,
De ayer y de mañana,
El viento los llevará.

Génetique en bandouillère
Des chromosomes dans l'atmosphère
Des taxis pour l…

¿Quién quiere ser Roman Polanski?

Si el genio de la botella ofrece concederle un deseo, nunca le pida convertirse en un afamado director de Hollywood: podría transformarlo en Roman Polanski.

El sábado pasado, Roman Polanski fue arrestado por las autoridades suizas en Zurich, por una solicitud de extradición de los Estados Unidos, después de que escapara de dicho país en 1978 antes de ser sentenciado por haber admitido relaciones sexuales con una niña de trece años. Desde entonces, había vivido en Francia (país del que es ciudadano) y se había cuidado de no pisar países que tuvieran tratados de extradición con los Estados Unidos. Esto lo llevo incluso a ser la primera persona en dar testimonio en video en el Reino Unido, cuando demandó por difamación a la revista estadounidense Vanity Fair en este país. No es la primera vez que visitaba Suiza, donde iba a recibir un homenaje por su carrera; incluso tenía una casa ahí. La razón por la que el arresto se haya efectuado justo ahora es un misterio.

¿Quién quiere ser Roman Pol…