Ir al contenido principal

El juego del destino (Work in Progress)

Se llama el juego del destino y se juega así:


1) Cuatro o cinco personas se reúnen alrededor de una mesa, donde se procede a preparar el tablero. En una hoja de buen tamaño se pinta un cuadrado que a su vez se subdivide en cuatro columnas y cuatro renglones, dejando un total de dieciséis casillas; éstas deben ser lo suficientemente grandes como para que quepan las penas. La casilla superior a la izquierda se marca con el número uno y se continúan numerando las casillas en orden horizontal; de forma que la casilla inferior derecha tiene el número dieciséis, y se le conoce como destino.

2) Se reparten las fichas, a las que se llama “penas”: veinticinco para cinco jugadores, treinta si son cuatro. En casa de Arkángel usamos corcholatas de cerveza, que conforme se avanza el juego se van apilando una tras otras en precarias torres de Babel. Cuando jugamos en el departamento de María usamos lentejas porque son pequeñas y fáciles de conseguir. Esto provocó dos reacciones. En primer lugar, María se ha empeñado en decir: cuando nos vemos para el juego de las lentejitas. En segundo, la sopa de lentejas ha sido rebautizada con el siniestro nombre de “sopa de penas”.

3) Los que juegan echan suertes para ver quien va primero. El primer jugador coloca una ficha en la primera casilla y el turno pasa al jugador a su izquierda. Cuando una casilla tiene una cantidad de penas igual a su número se dice que está maldita y ya no se pueden poner más penas ahí. Se pueden jugar penas en cualquier casilla adyacente a una casilla maldita (las diagonales no valen).

4) Durante su turno, un jugador puede hacer dos cosas:

a) puede poner cualquier cantidad de penas en una casilla permitida, o bien,

b) quitar una sola pena de una casilla, excepto de la primera casilla, que está “eternamente maldita”. Si ya no se tiene ninguna pena, en cambio, se pueden tomar cualquier cantidad de ellas.

Cuando el jugador termina de hacer su movimiento, le sigue el jugador a su izquierda, hasta el final del juego.

5) El jugador que logra colocar dieciséis penas en el destino es el ganador y obtiene el título de “Rey del destino” hasta el siguiente juego.

6) Obviamente, el destino no es un juego de estrategia, sino de diplomacia. Antes del turno de un jugador, cualquier otro, empezando por el de la derecha, en sentido contrario de las manecillas de las manecillas del reloj, puede pedirle que haga un movimiento específico a cambio de un “milagro”. Un milagro puede ser cualquier cosa, desde prestar un libro hasta limpiar el baño. Si el jugador en turno realiza el movimiento, le tienen que cumplir el milagro.

Al principio del juego se suelen ofrecer milagros ridículos, por ejemplo, si maldices la casilla dos te regalo un millón de dólares. Esto es porque es común renegociar los milagros conforme el juego avanza, si bendices la casilla cinco te perdono el millón. Pero conforme las penas se van acercando al destino, los milagros se empiezan a poner serios y ahí es donde esta lo bueno del juego. Después de una buena partida de destino, se pasan semanas acompañando a los amigos a lugares rarísimos, haciendo trabajos denigrantes y, en general, pasándosela bien...


Comentarios

Gran juego!!!!

Deberíamos organizarlo una vez al mes, siempre es bueno un rato de hacer el ridículo con los amigos :P

Entradas más populares de este blog

Le vent nous portera (en español)

In Memoriam Gary Gygax (1938-2008)

Download video!

Je n'ai pas peur de la route
Faudrait voir, faut qu'on y goûte
Des méandres au creux des reins
Et tout ira bien là
Le vent nous portera

No le tengo miedo al camino,
Habrá que ver, habrá que probar,
los meandros del hueco de la espalda
y todo estará bien.
El viento nos llevará.

Ton message à la Grande Ourse
Et la trajectoire de la course
Un instantané de velours
Même s'il ne sert à rien va
Le vent l'emportera
Tout disparaîtra mais
Le vent nous portera

Tu mensaje a la Osa Mayor
Y la trayectoria del viaje
Un instante resplandeciente
Incluso si no sirve para nada
El viento triunfará.
Todo desaparecerá pero
El viento nos llevará.

La caresse et la mitraille
Et cette plaie qui nous tiraille
Le palais des autres jours
D'hier et demain
Le vent les portera

La caricia y la metralla
Y esta herida que nos lastima
Los palacios de otras épocas,
De ayer y de mañana,
El viento los llevará.

Génetique en bandouillère
Des chromosomes dans l'atmosphère
Des taxis pour l…

¿Quién quiere ser Roman Polanski?

Si el genio de la botella ofrece concederle un deseo, nunca le pida convertirse en un afamado director de Hollywood: podría transformarlo en Roman Polanski.

El sábado pasado, Roman Polanski fue arrestado por las autoridades suizas en Zurich, por una solicitud de extradición de los Estados Unidos, después de que escapara de dicho país en 1978 antes de ser sentenciado por haber admitido relaciones sexuales con una niña de trece años. Desde entonces, había vivido en Francia (país del que es ciudadano) y se había cuidado de no pisar países que tuvieran tratados de extradición con los Estados Unidos. Esto lo llevo incluso a ser la primera persona en dar testimonio en video en el Reino Unido, cuando demandó por difamación a la revista estadounidense Vanity Fair en este país. No es la primera vez que visitaba Suiza, donde iba a recibir un homenaje por su carrera; incluso tenía una casa ahí. La razón por la que el arresto se haya efectuado justo ahora es un misterio.

¿Quién quiere ser Roman Pol…