Ir al contenido principal

El cuarto de texto


Después de un mes de lucha desesperada para eliminar un troyano que se había enquistado en mi máquina, decidí mudar mis asuntos informáticos de Windows XP a Ubuntu. El viaje ha tenido muchos altibajos, pero en general mi computadora está mucho más contenta ahora de lo que había estado cuando la compré, así que lo más probable es que me quede con Ubuntu la mayor parte del tiempo.
Desafortunadamente, la migración de sistema operativo también implica un cambio de aplicaciones, y ahí es donde el asunto se complicó. Afortundadamente, ya usaba muchas opciones de software libre antes de migrar a Ubuntu, así que la búsqueda no ha sido tan larga.
Una de mis primeras preocupaciones era encontrar un procesador de texto que sonara como máquina de escribir. En serio. Mi teclado es completamente silencioso y sin ayuda del sonido cometo muchos errores y me cuesta trabajo concentrarme. Así que si no encontraba lo que estaba buscando, tendría que volver a Windows XP con la cola entre las patas.

No sin muchas dificultades, encontré Textroom, un sencillo editor de texto que busca ante todo la simplicidad y mejorar la concentración. Tiene opciones, por ejemplo, para impedir que se pueda borrar, un temporizador para ir contra reloj y la posibilidad de ocupar toda la pantalla. Por supuesto, también puede hacer sonidos de máquina de escribir. No deja de parecerme curioso que haya una nueva camada de procesadores de texto que busquen quitar funciones en vez de agregarlas, para que no resulten distractores a la hora de la escritura.
Llevo un par de semanas usando Textroom, y a pesar de que apenas es una versión preliminar, resulta muy cómoda de utilizar y en verdad ayuda a escribir con tranquilidad y mayor concentración. (Se me olvidaba decir Textroom es software libre.)
Otra curiosa ventaja de Ubuntu es que se puede configurar el teclado de modo que bloqueé la pantalla cada cierto tiempo para forzarte a tomar un descanso. Puede parecer una tontería, pero los tres minutos por hora que me fuerza a descansar la vista han sido una ayuda enorme.

Comentarios

El fisgón dijo…
Hola, René. Qué gusto leerte de nuez.
Saludos.
fabricadepolvo dijo…
El programita está de poca. Yo también he buscado algo que suene como máquina de escribir y esta aportación está que ni mandada a hacer. Gracias.
Diana dijo…
Ese programa me ha encantado. Gracias por el tip. Acá seguimos leyéndote aunque no suene a máquina de escribir.
linda dijo…
Me encanta que ya estés listo para escribir con o sin sonido de máquina, por cierto es muy curioso saber que necesites el sonido para escribir concentrado. La información muy buena extrañaba leerte. No se que paso pero si repito el comentario no importa me gustas mil.

Entradas más populares de este blog

Le vent nous portera (en español)

In Memoriam Gary Gygax (1938-2008)

Download video!

Je n'ai pas peur de la route
Faudrait voir, faut qu'on y goûte
Des méandres au creux des reins
Et tout ira bien là
Le vent nous portera

No le tengo miedo al camino,
Habrá que ver, habrá que probar,
los meandros del hueco de la espalda
y todo estará bien.
El viento nos llevará.

Ton message à la Grande Ourse
Et la trajectoire de la course
Un instantané de velours
Même s'il ne sert à rien va
Le vent l'emportera
Tout disparaîtra mais
Le vent nous portera

Tu mensaje a la Osa Mayor
Y la trayectoria del viaje
Un instante resplandeciente
Incluso si no sirve para nada
El viento triunfará.
Todo desaparecerá pero
El viento nos llevará.

La caresse et la mitraille
Et cette plaie qui nous tiraille
Le palais des autres jours
D'hier et demain
Le vent les portera

La caricia y la metralla
Y esta herida que nos lastima
Los palacios de otras épocas,
De ayer y de mañana,
El viento los llevará.

Génetique en bandouillère
Des chromosomes dans l'atmosphère
Des taxis pour l…

Una semana de dieta crudivegana

Hice una semana de dieta crudivegana y lo creerás lo que pasó después Llevo una semana comiendo sólo frutas y verduras crudas. Ha sido una semana muy difícil y quiero compartirles algunas cosas:
Nunca tuve mucha hambre. Quizá lo que más me llamó la atención de la dieta es que pensé que iba a morir de hambre pero nunca fue así. Lo que sí me dio fue bastante ansiedad. Los primeros tres días fueron bastante normales pero los últimos días juro que podía oler la carne cruda desde un extremo del mercado al otro. Soñé con filetes, hot cakes, espagueti con camarones y frijolitos con arroz. Sí, soñé todos los días con comida cocidaLa comida no tiene mucha variedad. A pesar de que tenía tres menús diferentes ya para el tercer día estaba harto de la comida: había que elegir entre distintas formas de cortar, picar o licuar los alimentos pero siempre eran los mismos alimentos base. Habrá quien adore el jitomate o las espinacas, pero si no estás preparado para comerlas todos los días no durarás muc…