Ir al contenido principal

Leyendo

Soy flojo. Lo admito. He caído en la tentación de non-fiction y es muy complicado salir de ahí. Leo The Facebook Effect de David Kirkpatrick, que no está muy bien escrito, pero que cuenta una historia interesante. Leo The Selfish Gene de Richard Dawkins, aunque me aburro. Me empiezo a preguntar si la fascinación norteamericana por el non-fiction no radica simple y sencillamente en que es mucho más fácil de leer que la ficción, pero reporta similares resultados. En la cola de lectura esta Imperial Life on The Emerald City, de Rajiv Chandrasekaran, sobre la infame Green Zone en Bagad.

Leo Catching the Big Fish: Meditation, Consciousness, and Creativity de David Lynch. Es un libro único, en el sentido de que Lynch habla de creatividad y de ideas de una forma humilde, sencilla y sin la menor pretensión. ¿De dónde saca David Lynch sus ideas? De una malteada, del juicio de O.J. Simpson, de un encuentro fortuito en la calle. David Lynch no saca sus ideas de la Meditación Trascendental, salvo en una ocasión, cuando intentaba transformar Mulholland Drive de un piloto televisivo en una película. Sobre la vida artística: "no es egoísta, es sólo que necesitas mucho tiempo".

Quizá el punto más polémico de este libro de Lynch sea su defensa de la meditación. El director de Blue Velvet no cree que la ira u otras emociones negativas sirvan de nada en la creación de una obra de arte. La meditación trae con sigo júbilo y una expansión de la conciencia. La conciencia es la materia prima del artista, según Lynch. Me da un poco de miedo leer a Lynch porque muchos de sus procesos creativos se parecen a los míos (al fin y al cabo es uno de mis directores favoritos). Da un poco de miedo leer a un hombre tan brillante hablar con tanta paz y tranquilidad sobre algo que muy bien puede ser un culto. ¿Y quién no quiere atrapar al pez gordo?

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Le vent nous portera (en español)

In Memoriam Gary Gygax (1938-2008)

Download video!

Je n'ai pas peur de la route
Faudrait voir, faut qu'on y goûte
Des méandres au creux des reins
Et tout ira bien là
Le vent nous portera

No le tengo miedo al camino,
Habrá que ver, habrá que probar,
los meandros del hueco de la espalda
y todo estará bien.
El viento nos llevará.

Ton message à la Grande Ourse
Et la trajectoire de la course
Un instantané de velours
Même s'il ne sert à rien va
Le vent l'emportera
Tout disparaîtra mais
Le vent nous portera

Tu mensaje a la Osa Mayor
Y la trayectoria del viaje
Un instante resplandeciente
Incluso si no sirve para nada
El viento triunfará.
Todo desaparecerá pero
El viento nos llevará.

La caresse et la mitraille
Et cette plaie qui nous tiraille
Le palais des autres jours
D'hier et demain
Le vent les portera

La caricia y la metralla
Y esta herida que nos lastima
Los palacios de otras épocas,
De ayer y de mañana,
El viento los llevará.

Génetique en bandouillère
Des chromosomes dans l'atmosphère
Des taxis pour l…

Una semana de dieta crudivegana

Hice una semana de dieta crudivegana y lo creerás lo que pasó después Llevo una semana comiendo sólo frutas y verduras crudas. Ha sido una semana muy difícil y quiero compartirles algunas cosas:
Nunca tuve mucha hambre. Quizá lo que más me llamó la atención de la dieta es que pensé que iba a morir de hambre pero nunca fue así. Lo que sí me dio fue bastante ansiedad. Los primeros tres días fueron bastante normales pero los últimos días juro que podía oler la carne cruda desde un extremo del mercado al otro. Soñé con filetes, hot cakes, espagueti con camarones y frijolitos con arroz. Sí, soñé todos los días con comida cocidaLa comida no tiene mucha variedad. A pesar de que tenía tres menús diferentes ya para el tercer día estaba harto de la comida: había que elegir entre distintas formas de cortar, picar o licuar los alimentos pero siempre eran los mismos alimentos base. Habrá quien adore el jitomate o las espinacas, pero si no estás preparado para comerlas todos los días no durarás muc…