Ir al contenido principal

Leyendo

Después de leer la reseña de James Wood, empecé a leer The Thousand Autumns of Jacob de Zoet de David Mitchell. Curiosamente, no lo leo en la preciosa edición británica que me compré en París, sino en mi e-reader porque la portabilidad vencerá siempre. No es de extrañar que le haya gustado tanto a Wood, la novela parece ser un perfecto manual para enseñar How Fiction Works. También, pasada la tercera página, no se puede soltar.

También acabo de leer una reseña de Dublinesca de Vila-Matas en el blog del crítico Ignacio Sánchez Prado. Es una reseña muy dura, que no voy a comentar porque no he leído el libro, pero me llama la atención el remate: "Seguiremos quizá, padeciendo la marejada de clones malos de Borges (como Goran Petrovic, Milorad Pavic, el peor Bolaño) que siguen pasando por alta literatura en nuestros días."

Es la segunda vez que leo un ataque a Goran Petrović en una reseña de este crítico, sin ningún fundamento y sin que venga al caso. La primera, en una reseña sobre libros de narradores mexicanos nacidos en los setentas y ahora en el último libro de uno de los pináculos de la novela española de cualquier tiempo. ¿A qué se deberán esos ataques que no vienen al caso?

Una última reflexión, algo caprichosa: ¿qué opinaríamos de David Mitchell si lo tradujera Anagrama?

Comentarios

Ignacio dijo…
Lo de Goran Petrovic es honesto. Me parece un autor epigonal (su Atlas descrito por el cielo es un libro mediocre). Las dos menciones de pasada que cuestionas fueron por razones precisas. En el caso del primer texto lo nombro como ejemplo de una cosa sintómatica del medio literario mexicano: el presumir un cosmopolitismo de autores supuestamente obscuros y sofisticados que, oh colonialismo mental, nada más a los mexicanos nos gustan. El éxito de Petrovic en Europa Oriental (como el de Pavic) es porque allá la norma es el borgismo epigonal, de la misma forma que acá era la norma la novela de la Revolución. Realmente en cualquier medio editorial verdaderamente cosmopolita son autores que ni siquiera pasan el filtro. La mención en mi textito sobre Dublinesca (no me atrevería a llamarlo reseña) se debe a que Petrovic y Vila-Matas adolecen de lo mismo: mucho talento, demasiado canon, nada que decir. Ahora, me queda claro que en mi opinión estoy aislado y que a mucha gente le gusta (claramente a ti también te ha de gustar, donde lo subrayas tan enfáticamente, cuando en mis textos está mencionado muy casualmente). Pero en fin. eso es la crítica literaria en su mejor punto, una conversación permanente sobre afinidades y divergencias.
Hablando de afinidades, estoy de acuerdo contigo es en el libro de Mitchell, es excepcional. Y ojalá lo tradujera Anagrama. Yo no creo que Anagrama per se tenga nada de malo. Sus carencias de los últimos diez años son más bien endémicas en todo el panorama editorial. Aún así, Mitchell merecería una audiencia amplia en español. No sé si leíste su obra maestra, cloud Atlas. Todo Mitchell es grande.
Un abrazo
Cloud Atlas lo leí y me gustó, pero hasta ahí. Me perdí de lo "maestra" de esa obra. Pero sé que muchos la piensan una obra maestra y por lo mismo me extraña que no se lea más en español, porque traducida está. Y ahí entra el comentario de Anagrama, porque para que seas un autor anglosajón en el mundo hispánico, o te publica Anagrama o no existes.

Claro que no es culpa de Anagrama y es un decir, porque también ahora resulta que Malamud es todo un hallazgo ahora que salió traducido en Sexto Piso, cuando es un autor canónico desde siempre allá arriba.

De Petrovic no me extraña tu opinión, que me parece válida, sino justamente lo casual de sus menciones, porque sigue siendo un autor minoritario, igual que Pavic, que casi nadie conoce. No sólo gusta en México. Tengo amigos franceses, belgas, rusos y ¡serbios! a los que les gusta bastante. (Aunque una amiga serbia en particular comparte tu animadversión, pero ama a Pavic)

Entradas más populares de este blog

Le vent nous portera (en español)

In Memoriam Gary Gygax (1938-2008)

Download video!

Je n'ai pas peur de la route
Faudrait voir, faut qu'on y goûte
Des méandres au creux des reins
Et tout ira bien là
Le vent nous portera

No le tengo miedo al camino,
Habrá que ver, habrá que probar,
los meandros del hueco de la espalda
y todo estará bien.
El viento nos llevará.

Ton message à la Grande Ourse
Et la trajectoire de la course
Un instantané de velours
Même s'il ne sert à rien va
Le vent l'emportera
Tout disparaîtra mais
Le vent nous portera

Tu mensaje a la Osa Mayor
Y la trayectoria del viaje
Un instante resplandeciente
Incluso si no sirve para nada
El viento triunfará.
Todo desaparecerá pero
El viento nos llevará.

La caresse et la mitraille
Et cette plaie qui nous tiraille
Le palais des autres jours
D'hier et demain
Le vent les portera

La caricia y la metralla
Y esta herida que nos lastima
Los palacios de otras épocas,
De ayer y de mañana,
El viento los llevará.

Génetique en bandouillère
Des chromosomes dans l'atmosphère
Des taxis pour l…

¿Quién quiere ser Roman Polanski?

Si el genio de la botella ofrece concederle un deseo, nunca le pida convertirse en un afamado director de Hollywood: podría transformarlo en Roman Polanski.

El sábado pasado, Roman Polanski fue arrestado por las autoridades suizas en Zurich, por una solicitud de extradición de los Estados Unidos, después de que escapara de dicho país en 1978 antes de ser sentenciado por haber admitido relaciones sexuales con una niña de trece años. Desde entonces, había vivido en Francia (país del que es ciudadano) y se había cuidado de no pisar países que tuvieran tratados de extradición con los Estados Unidos. Esto lo llevo incluso a ser la primera persona en dar testimonio en video en el Reino Unido, cuando demandó por difamación a la revista estadounidense Vanity Fair en este país. No es la primera vez que visitaba Suiza, donde iba a recibir un homenaje por su carrera; incluso tenía una casa ahí. La razón por la que el arresto se haya efectuado justo ahora es un misterio.

¿Quién quiere ser Roman Pol…