Ir al contenido principal

La Gruta del Toscano de Ignacio Padilla

Después de un inicio prometedor, la novela parece irse en picada, lo cual resulta irónicamente apropiado para una novela que habla de espeleología y escaladores de cavernas...

La historia es bastante atractiva. En los albores del siglo XX, un capitán perteneciente a un oscuro principado germano descubre, durante una expedición a los Himalayas, una gruta con una misteriosa inscripción en sánscrito, que una vez traducida resultan ser los famosos versos de Dante, “pierdan toda esperanza aquellos que entren”. A partir de ese momento, se desata una loca carrera a lo largo de los años por llegar al fondo de la gruta, bautizada como la Gruta del Toscano, que podría resultar la inspiración para el Infierno dantesco, sino es que el Infierno mismo.

Sin embargo, la prosa de Ignacio Padilla muchas veces no ayuda e incluso hace tropezar al alpinista lector que remonte las páginas de esta novela. El escritor mexicano, el más prometedor de todos los que de su generación se agrupan en el autonombrado Crack, es un soberbio contador de historias, pero un pésimo constructor de imágenes, que, valga la figura, no agarran contra la piedra y se desploman hacia el abismo. Así, el terror más grande es aquel que “lleva escrito nuestro nombre con todas sus letras, como un pasquín que anunciara la sentencia de los hados a una muerte cuyos pormenores desconocemos” (77) y el corazón se contrae como si “una estantigua de cruzados entonase la más desagarradota ópera de Wagner” (205).

No estamos, sin duda, ante la mejor obra de Padilla. Ese lugar lo sigue ocupando Amphitryon (Premio Primavera 2000). Sin embargo, todas las obsesiones habituales del escritor están aquí. Su obsesión por el nazismo, la confusión de identidades, el turismo literario, las vueltas de tuerca sorprendentes por inesperadas, todos confluyen en esta obra que afortunadamente sobrevive a sus malas imágenes y a la caída inicial para entregar una poderosa historia sobre las obsesiones de los hombres, sobre la estupidez y la banalidad de esas obsesiones, sobre la estupidez y la banalidad de los hombres.

El peor error de esta novela, pues, es tratar de ser literatura. Habría que decir, Literatura, con mayúscula. Cuando trata de “poetizar”, Ignacio Padilla falla estrepitosamente, cuando olvida las pretensiones y se limita a narrar, logra articular una narración muy afortunada. Es, eso sí, muy libresca. El lector de Dante, de Anthony Hope, de Jules Verne, encontrará muchas referencias y guiños a lo largo de la historia, que el lego pasará de largo sin demasiado sufrimiento.

Recomendaría con gusto esta novela a cualquiera que trate, consciente o inconscientemente de las anécdotas flojas y malogradas de El Código Da Vinci y su miríada de émulos. Incluso recomiendo la novela a aquellos lectores menos ocasionales, que busquen una voz fresca en la narrativa mexicana. Sólo a los paladares más exigentes les sugeriría abstenerse. Eso sí, el final es espectacular. Ya sabrán si se lo quieren perder.

Comentarios

Entradas más populares de este blog

Le vent nous portera (en español)

In Memoriam Gary Gygax (1938-2008)

Download video!

Je n'ai pas peur de la route
Faudrait voir, faut qu'on y goûte
Des méandres au creux des reins
Et tout ira bien là
Le vent nous portera

No le tengo miedo al camino,
Habrá que ver, habrá que probar,
los meandros del hueco de la espalda
y todo estará bien.
El viento nos llevará.

Ton message à la Grande Ourse
Et la trajectoire de la course
Un instantané de velours
Même s'il ne sert à rien va
Le vent l'emportera
Tout disparaîtra mais
Le vent nous portera

Tu mensaje a la Osa Mayor
Y la trayectoria del viaje
Un instante resplandeciente
Incluso si no sirve para nada
El viento triunfará.
Todo desaparecerá pero
El viento nos llevará.

La caresse et la mitraille
Et cette plaie qui nous tiraille
Le palais des autres jours
D'hier et demain
Le vent les portera

La caricia y la metralla
Y esta herida que nos lastima
Los palacios de otras épocas,
De ayer y de mañana,
El viento los llevará.

Génetique en bandouillère
Des chromosomes dans l'atmosphère
Des taxis pour l…

Una semana de dieta crudivegana

Hice una semana de dieta crudivegana y lo creerás lo que pasó después Llevo una semana comiendo sólo frutas y verduras crudas. Ha sido una semana muy difícil y quiero compartirles algunas cosas:
Nunca tuve mucha hambre. Quizá lo que más me llamó la atención de la dieta es que pensé que iba a morir de hambre pero nunca fue así. Lo que sí me dio fue bastante ansiedad. Los primeros tres días fueron bastante normales pero los últimos días juro que podía oler la carne cruda desde un extremo del mercado al otro. Soñé con filetes, hot cakes, espagueti con camarones y frijolitos con arroz. Sí, soñé todos los días con comida cocidaLa comida no tiene mucha variedad. A pesar de que tenía tres menús diferentes ya para el tercer día estaba harto de la comida: había que elegir entre distintas formas de cortar, picar o licuar los alimentos pero siempre eran los mismos alimentos base. Habrá quien adore el jitomate o las espinacas, pero si no estás preparado para comerlas todos los días no durarás muc…