Ir al contenido principal

Máquinas de guerra, vidas infinitas

Una de las ideas emblemáticas de la más famosa de las novelas de Milan Kundera es justamente la que da el título a La insoportable levedad del ser. La idea de que cada uno de nosotros tiene sólo una vida por vivir, según Kundera, hace que el ser se llene de una “insoportable levedad”. Quizás esta fuese una idea atractiva en la Europa Oriental en la cual crecieron Kundera y la poeta Wislawa Symborska, ganadora del Nobel en 1996, la cual, en unos versos desoladores, escribe:

Nada pasa dos veces.
En consecuencia, es un triste hecho
que llegamos aquí improvisados
y nos vamos sin una oportunidad de practicar.

No que esto sea algo nuevo. Ya el viejo Heráclito el Oscuro, de Éfeso, anotó que nadie se baña en el mismo río dos veces. A pesar de ir en contra de mi larga amistad con el filósofo presocrático, debo decir que tanto él, como Kundera y Symborska se engañan o están equivocados.

[Wislawa Symborska]

Este descubrimiento me llegó de forma bastante casual, mientras estaba sentado frente al televisor con mi sobrino, cada uno con un mando inalámbrico en las manos, entretenidos en un videojuego de guerra. La trama del videojuego resulta entretenida por exagerada: una raza alienígena invade la Tierra desde sus entrañas, como en La guerra de los mundos de H. G. Wells, y la humanidad decide autodestruirse antes que entregar la civilización a los alienígenas. En el juego, tú eres uno de los Gears of War, soldados genéticamente diseñados para vencer a los alienígenas y tener mala actitud, cuyo rifle de asalto tiene una motosierra integrada en lugar de una bayoneta.

Pues bien, en el videojuego, como en casi todos los juegos de video, si tu fiero combatiente cae en batalla, muchas veces manchando de sangre toda la pantalla, reducido a unos cuantos retazos de carne, el televisor sólo se oscurece un poco y el programa te pregunta: “¿Deseas cargar el juego desde el último punto de control?” A lo cual mi sobrino y yo siempre contestábamos que sí.

Vidas infinitas para muertes infinitas. Muere una vez, sigue luchando gracias a la magia de la computación. Al menos en el terreno de los videojuegos, el pesimismo de Symborska se descubre anulado; puedes morir cuantas veces sea necesario, hasta tener la suficiente práctica para salvar a la humanidad de sus enemigos mortales. Por supuesto, esta posibilidad de múltiples vidas, junto con sus múltiples muertes, no fue descubierta por los videojuegos. Es el terreno fértil de la literatura.

[El infame rifle con motosierra de los Gears of War]

Anota Marco Flaminio Rufo en “El inmortal”, que “Nadie es alguien, un solo hombre inmortal es todos los hombres. Como Cornelio Agripa, soy dios, soy héroe, soy demonio, soy filósofo y soy mundo”. A lo cual tendría que agregar, con técnica menardiana, que yo mismo he sido Marco Flamino Rufo y Cornelio Agripa y Homero. También tendría que agregar que “Como todos hombres de Babilonia, he sido procónsul; como todos, esclavo; también he conocido la omnipotencia, el oprobio, las cárceles.” Habría que anotar, además, que como dijo alguna vez Xavier Villaurrutia, el hombre es un animal curioso, capaz de sentir nostalgia aun de su propia muerte. Por consecuencia lógica, mágico silogismo a partir de las premisas de Borges y Villaurrutia, sentimos nostalgia de la muerte de todos los hombres.

En la tan devaluada imaginación de los seres humanos aguarda el acceso a otras experiencias, otros tiempos y otras realidades. A través de medios tan dispares teatro, el cine, la literatura, los comics y los videojuegos, encarnamos en otros tantos hombres. Vidas infinitas a muertes infinitas. Tal vez, este sea al menos uno de los propósitos del arte.

Comentarios

fabricadepolvo dijo…
Buen post. A mí me llama la atención, por ejemplo, la cercanía existente entre esta nostalgia de la muerte y el sueño. Releyendo The Sandman de Neil Gaiman y esas condenas del eterno despertar o de tener todos los sueños del mundo al mismo tiempo o que todas las historias por contar te invadan en un solo instante, es la forma en la que me imagino la muerte: un instante de simultaneidad que se repite al infinito. Salud.
Vaya, quien iba a decir que Neil Gaiman es émulo de Villaurrutia :P Me imagino a Morpheus recitando El nocturno en que nada se oye.
Agoran dijo…
Pues para acercar la idea aun mas de que la vida es un videojuego con save points te dejo esta magnifica obra de arte.

http://www.youtube.com/watch?v=gPutYwiiE0o

Entradas más populares de este blog

Le vent nous portera (en español)

In Memoriam Gary Gygax (1938-2008)

Download video!

Je n'ai pas peur de la route
Faudrait voir, faut qu'on y goûte
Des méandres au creux des reins
Et tout ira bien là
Le vent nous portera

No le tengo miedo al camino,
Habrá que ver, habrá que probar,
los meandros del hueco de la espalda
y todo estará bien.
El viento nos llevará.

Ton message à la Grande Ourse
Et la trajectoire de la course
Un instantané de velours
Même s'il ne sert à rien va
Le vent l'emportera
Tout disparaîtra mais
Le vent nous portera

Tu mensaje a la Osa Mayor
Y la trayectoria del viaje
Un instante resplandeciente
Incluso si no sirve para nada
El viento triunfará.
Todo desaparecerá pero
El viento nos llevará.

La caresse et la mitraille
Et cette plaie qui nous tiraille
Le palais des autres jours
D'hier et demain
Le vent les portera

La caricia y la metralla
Y esta herida que nos lastima
Los palacios de otras épocas,
De ayer y de mañana,
El viento los llevará.

Génetique en bandouillère
Des chromosomes dans l'atmosphère
Des taxis pour l…

Una semana de dieta crudivegana

Hice una semana de dieta crudivegana y lo creerás lo que pasó después Llevo una semana comiendo sólo frutas y verduras crudas. Ha sido una semana muy difícil y quiero compartirles algunas cosas:
Nunca tuve mucha hambre. Quizá lo que más me llamó la atención de la dieta es que pensé que iba a morir de hambre pero nunca fue así. Lo que sí me dio fue bastante ansiedad. Los primeros tres días fueron bastante normales pero los últimos días juro que podía oler la carne cruda desde un extremo del mercado al otro. Soñé con filetes, hot cakes, espagueti con camarones y frijolitos con arroz. Sí, soñé todos los días con comida cocidaLa comida no tiene mucha variedad. A pesar de que tenía tres menús diferentes ya para el tercer día estaba harto de la comida: había que elegir entre distintas formas de cortar, picar o licuar los alimentos pero siempre eran los mismos alimentos base. Habrá quien adore el jitomate o las espinacas, pero si no estás preparado para comerlas todos los días no durarás muc…