Ir al contenido principal

Otras interrupciones

Leo Other Electricities de Ander Monson. Un libro extraño, fabuloso (ya extrañaba los libros así) cuyas historias están situadas en Alaska. Es decir, es un libro lleno de nieve, hielo y frío. Los personajes viven en un desierto de muerte, hielo y muerte. Justo estoy leyendo Other Electricities cuando comienzo a sentir la nariz que gotea, el cuerpo cortado.

Robertha me riñe por sonarme la nariz. Le digo que tengo gripa. Justo entonces me doy cuenta: tengo gripa. La cabeza me comienza a doler, me siento débil. Apenas está empezando. Y me veo obligado a interrumpir la lectura.

Imposible seguir leyendo sobre hielo, y vientos helados y muertes en el hielo cuando se está enfermo de de gripa. Imposible. El libro es demasiado frío. Quisiera leer algún libro soleado. Algo, quizá, como La isla del tesoro, pero el sol también me hace daño. Necesito una novela llena de tisanas, de infusiones, de baños de vapor y caldos de pollo. ¿Qué novela recomiendas leer para mientras estás enfermo?

Comentarios

aldán dijo…
Siempre pensé uqe tendría que romperme algo o enfermarme para leer En busca del tiempo perdido; tuvo que sucederme (así) el mudarme a otra ciudad... bueno, eso es como enfermarse, más cercano a romperse no se me ocurre nada. Esa sería mi recomendación, no hay caldo de pollo, hay un tratado sobre los celos, ¿sirve?
David dijo…
Yo por uno te recomendaría "The Long Dark Tea-Time of the Soul" de Douglas Adams, el título ajusta a las necesidades del momento, y la historia de detectives "holísticos" es creativa, por decir lo menos.

Nota: Es requisito tener gusto por el humor británico.

http://www.amazon.com/Long-Dark-Tea-Time-Soul/dp/sitb-next/0671694049
Aldán:

Ese remedio siempre es bueno, aunque habría que admitir que en libro de Proust hay demasiado polen, en ocasiones. No se si leer de nuevo el asutno entre Swan y su cocotte me caiga bien, aunque quizá leer problemas ajenos me ayude a olvidar los propios.

David: Suena buena la sugerencia, lo malo es que en lo que ordeno el libro ¡se me pasa la enfermedad! Ya lo voy pidiendo para futuros percances :D

Gracias a los dos por sus sugerencias. Un abrazo.
fabricadepolvo dijo…
Para la enfermedá no hay como las novelas de Jorge Ibargüengoitia, el Todo Mafalda o los cuentos de Roberto Fontanarrosa. O releer Los tres mosqueteros. Al menos a mí me funciona. Saludos y gripa breve.

Entradas más populares de este blog

Le vent nous portera (en español)

In Memoriam Gary Gygax (1938-2008)

Download video!

Je n'ai pas peur de la route
Faudrait voir, faut qu'on y goûte
Des méandres au creux des reins
Et tout ira bien là
Le vent nous portera

No le tengo miedo al camino,
Habrá que ver, habrá que probar,
los meandros del hueco de la espalda
y todo estará bien.
El viento nos llevará.

Ton message à la Grande Ourse
Et la trajectoire de la course
Un instantané de velours
Même s'il ne sert à rien va
Le vent l'emportera
Tout disparaîtra mais
Le vent nous portera

Tu mensaje a la Osa Mayor
Y la trayectoria del viaje
Un instante resplandeciente
Incluso si no sirve para nada
El viento triunfará.
Todo desaparecerá pero
El viento nos llevará.

La caresse et la mitraille
Et cette plaie qui nous tiraille
Le palais des autres jours
D'hier et demain
Le vent les portera

La caricia y la metralla
Y esta herida que nos lastima
Los palacios de otras épocas,
De ayer y de mañana,
El viento los llevará.

Génetique en bandouillère
Des chromosomes dans l'atmosphère
Des taxis pour l…

Una semana de dieta crudivegana

Hice una semana de dieta crudivegana y lo creerás lo que pasó después Llevo una semana comiendo sólo frutas y verduras crudas. Ha sido una semana muy difícil y quiero compartirles algunas cosas:
Nunca tuve mucha hambre. Quizá lo que más me llamó la atención de la dieta es que pensé que iba a morir de hambre pero nunca fue así. Lo que sí me dio fue bastante ansiedad. Los primeros tres días fueron bastante normales pero los últimos días juro que podía oler la carne cruda desde un extremo del mercado al otro. Soñé con filetes, hot cakes, espagueti con camarones y frijolitos con arroz. Sí, soñé todos los días con comida cocidaLa comida no tiene mucha variedad. A pesar de que tenía tres menús diferentes ya para el tercer día estaba harto de la comida: había que elegir entre distintas formas de cortar, picar o licuar los alimentos pero siempre eran los mismos alimentos base. Habrá quien adore el jitomate o las espinacas, pero si no estás preparado para comerlas todos los días no durarás muc…