Ir al contenido principal

Me compré un e-reader



No iba a pasar demasiado tiempo sin que cediera a la tentación. Desde que descubrí que los lectores de libros electrónicos ya estaban en un rango de precios razonable, no pude descansar hasta comprarme uno. Terminé por hacerme del modelo más barato y pequeño de los pocos que se pueden conseguir en México. Un Sony Reader PRS-300, con una pantalla de tinta electrónica de cinco pulgadas.

A diferencia de sus hermanos mayores, este no tiene pantalla táctil, ni conexión 3G ni diccionario integrado. Sólo sirve para leer libros. Y en ese aspecto, lo hace bastante bien: la pantalla es bastante clara, apenas y tiene reflejos y después de las primeras páginas, se te olvida por completo que estás cargando algo que no tienes papel en las manos y sólo empiezas a leer. La memoria adquirida por 30 años de lectura es difícil de superar, eso sí, y lo más complicado de la operación es recordar que para pasar la página hay que presionar un botón. En el tamaño de letra más pequeño, que es perfectamente legible y similar al tamaño de letra de un libro de bolsillo, en la página cabe aproximadamente la mitad del texto que en una página impresa. Eso quiere decir que hay que pasar más páginas, pero dado el ancho de la columna de texto, el texto es más fácil de leer y cansa mucho menos. El día que llegó el e-reader se fue la luz en mi casa y me pasé dos horas leyendo sin darme cuenta del paso del tiempo hasta que la luz volvió.

Con la aparición del iPad, se ha desatado una enorme guerra de precios sobre los libros electrónicos. A mi, sinceramente, no me preocupa demasiado esa guerra. Me queda bastante claro que lo natural es que el libro electrónico tenga un precio similar al de los precios en papel, porque los costos asociados no son muy diferentes. Lo que sí me importa, bastante, es la enorme cantidad de dinero que me voy a ahorrar en gastos de envío y que es francamente ridícula, o más bien, que prefiero compararme otro libro con ese ahorro. Hay, también, una enorme cantidad de libros gratuitos, entre los cuales se encuentran varios que pensé que nunca iba a poder leer porque nunca los iba a encontrar. Por puro morbo he descargado al e-reader el Ulises —he ahí un libro que es mucho más cómodo y menos pesado de cargar en formato electróncio— aunque en realidad no pienso volverlo a leer, pero también he descargado Moby Dick, Drácula, Los viajes de Gulliver, Le rouge et le noir, todas las novelas de Arthur Machen y William Hope Hodgson, los sonetos de Shakespeare y un volumen de poemas de Wordsworth. Material de lectura suficiente para un par de meses, y todavía caben unos 300 libros más en la memoria.

Eso si no me queda muy claro. Este aparato, el más humilde de todos los lectores de libros digitales, tiene espacio para 350 libros. ¿Quién necesita traer cargando 350 libros? Yo no puedo leer más de dos o tres libros a la vez. ¿Para qué traer más cargados? También puedo descargarle diariamente los periódicos de no se cuantas partes del mundo y cosas más mundanas como el correo electrónico, pero de momento no se me antoja ninguna de estas opciones.

Claro, no todo es miel sobre hojuelas. Cada dos semanas (que es lo que dura la batería, aproximadamente), hay que dejar el aparato cargando tres horas antes de seguir leyendo. Es un cálculo curioso, ese de las dos semanas, porque implica que en dos semanas vas a leer unas 5000 páginas del tamaño de la pantalla, lo cual quiere decir que la gente de Sony piensa que un lector ordinario lee entre 6 y 8 libros cada dos semanas. También, uno tiene mucho más miedo a que se caiga este aparato de que se caiga un libro de papel y no quiero ni pensar en lo que pueda pasar si se moja.

En resumen, estoy muy contento con mi juguetito. Seguramente, en un par de años lo cambiaré por un modelo más grande, más ligero y a color, por la mitad del precio, pero de momento, me parece que vale su peso en oro.

Comentarios

Fran dijo…
Lo llevarás a todas partes, leerás en cualquier lugar y se te pasarán volando los ratos perdidos en autobuses, las esperas de los amigos tardones y todas esas minucias. Bienvenido al club ;)
aus dijo…
aun no sé si sea para mí; yo creo que no, pero ya me tocará probarlo con uno ajeno :P y entonces estaré pidiéndoles me ayuden a elegir el que más me convenga...

disfruta tu juguetito.
elpezvolador dijo…
Pues yo me acabo de mudar de casa y una de las conclusiones del torturador acarreo de cajas y cajas de libros (embalaje + bajarlas dos pisos por la escalera hasta el camión + subirlas un piso por la escalera al llegar) es que estoy listo para el mundo de la literatura digital. Este post es alentador, también.

Saludos.
Me resisto. Me resisto. Pero igual terminaré cediendo. Un saludo.
El fisgón dijo…
Algún día, aunque no me seduzcan, he de entrar en contacto con esas cosas. Sólo espero que para entonces pueda descargar libros como los de este sitio.
Lobo Gris dijo…
"Afortunadamente" mi situación económica actual no me permite la inversión en este momento. Me esperaré un poco más a que bajen de precio.

Eso sí, me da curiosidad. ¿Qué tal funciona para leer otro tipo de textos? (Por ejemplo, revistas digitales o libros de rol.)
Tristan: Es demasiado pequeño para eso. Hay modelos en los que se vería mucho mejor, que tienen la pantalla más grande (y son más caros).

Entradas más populares de este blog

¿Qué hace a un cuento?, 1

En el blog de Federico Escobar se ha abierto una pequeña polémica en torno al premio Juan Rulfo 2009, otorgado por Radio Francia International. El premio lo obtuvo el argentino Mariano Pereyra Esteban por «El metro llano», con la novedad de que la organización ha puesto disponible el cuento ganador para su descarga. (Huelga decir que sería un buen momento para leerlo antes de seguir leyendo.) La nota expresa su extrañeza a que dicho texto haya ganado el premio. En los comentarios del blog el autor del cuento responde a los cuestionamientos de manera bastante mesurada y acertada, a mi parecer. Gracias a esta actitud es posible entender que por sobre las reticencias de Escobar se encuentran visiones opuestas de lo que debería ser un cuento. Dice Escobar:

Ahora, sí creo que el cuento pretendía ser humorístico, tanto como pretendía ser artificioso en el lenguaje. Creo que cualquiera que lea el cuento estaría de acuerdo con que está escrito en un registro humorístico; cuando dije que el tex…

Le vent nous portera (en español)

In Memoriam Gary Gygax (1938-2008)

Download video!

Je n'ai pas peur de la route
Faudrait voir, faut qu'on y goûte
Des méandres au creux des reins
Et tout ira bien là
Le vent nous portera

No le tengo miedo al camino,
Habrá que ver, habrá que probar,
los meandros del hueco de la espalda
y todo estará bien.
El viento nos llevará.

Ton message à la Grande Ourse
Et la trajectoire de la course
Un instantané de velours
Même s'il ne sert à rien va
Le vent l'emportera
Tout disparaîtra mais
Le vent nous portera

Tu mensaje a la Osa Mayor
Y la trayectoria del viaje
Un instante resplandeciente
Incluso si no sirve para nada
El viento triunfará.
Todo desaparecerá pero
El viento nos llevará.

La caresse et la mitraille
Et cette plaie qui nous tiraille
Le palais des autres jours
D'hier et demain
Le vent les portera

La caricia y la metralla
Y esta herida que nos lastima
Los palacios de otras épocas,
De ayer y de mañana,
El viento los llevará.

Génetique en bandouillère
Des chromosomes dans l'atmosphère
Des taxis pour l…

La noche boca arriba: el juego

La noche boca arriba es un juego de rol para dos personas, que necesita de lápiz, papel y un mazo de cartas. Un juego de rol basado en el cuento de Julio Cortázar: A veces, Jorge es un candidato a paciente de psiquiátrico, pero otras veces lidera un batallón de caballería enfrentado al ejército inumerable del Rey No Muerto. El propio Jorge sospecha que sólo una de estas realidades puede ser auténtica… ¿pero cuál? Ganador del desafío Pirmero Tira, Luego Hablamos, aparece en versión de playtest listo para descargarse.Descarga La noche boca arriba: el juego de rol (playtest)