13 diciembre 2010

Lo complejo y lo simple

No creo en las propuestas literarias que no son ambiciosas. Un proyecto de escritura que no aspira a crear un nuevo canon carece de atractivo para mí. En este sentido, me veo obligado a confeccionar un proyecto ambicioso, aunque esto no sea garantía de que lo consiga. Finalmente, es la herencia de los grandes maestros. Esto nos remite directamente al asunto de intervenir los espacios de los otros libros. Aquí sucede algo interesante: los otros libros también intervienen en el espacio de nuestro libros. Comenzamos a escribir con la idea de establecer una dialéctica y al mismo tiempo ocurre un fenómeno particular: esas obras con las que aspiramos a dialogar, durante el proceso experimentan una simbiosis con nuestra propia escritura. En lo particular, considero que se trata de una nueva mitología. Lo que yo hago es confeccionar una nueva mitología a partir del universo literario conocido. Mi misión es crear una nueva mitología que se alimenta primordialmente de James Joyce.

—Carlos Velázquez, en Fet a Amèrica. La novela latinoamericana contemporánea según 18 autores.

1 comentario:

Maya dijo...

Toda la literatura moderna bebe de Joyce, lo interesante es encontrar propuestas que jueguen con las pautas, que rompan las reglas. Se pueden encontrar elementos maravillosos, como "El ruido y la furia" de Faulkner, que dio, con una fresca cosmogonía, una nueva perspectiva a la literatura... ¡Saludos!