Ir al contenido principal

El lector como animal en extinción


Esto es lo que nuestros vecinos del norte llaman un rant y no hay que leer mucho más que eso en lo que sigue.

Quería leer El mundo de ocho espacios porque lo recomendó Alberto Chimal. Lo pude haber comprado en PDF en 4 USD, pero como leer libros en PDF es una patada en los dientes, salí a buscar el libro a la librería El Sótano en Miguel Ángel de Quevedo. Para los que no viven en la Ciudad de México, en Miguel Ángel de Quevedo están todas las librerías de la Ciudad (que son tres), el Fondo de Cultura Económica, El Sótano y Ghandi. Digo que hay tres y casi no miento. Si eres rico, puedes comprar en El Péndulo o en Conejo Blanco (que no es una librería, sino una boutique de libros). En el resto de la Ciudad sólo hay puntos de venta de libros, y de esos hay muchos, es decir, lugares donde puedes comprar novedades y sólo novedades. Incluso las sucursales de Ghandi y El Sótano venden más discos que libros. Al final, si quieres buenas posiblidades de encontrar lo que buscas, vas a Miguel Ángel de Quevedo. Si no está ahí, no existe.

Ahora, Miguel Ángel de Quevedo está a cuarenta y cinco minutos de mi casa. Hora y media si sumas el paro de los camioneros. Eso es, entonces, tres horas de viaje, hora y media para ir y hora y media para regresar. Me llevo mi Sony Reader, para ir leyendo The Passage de Justin Cronin mientras llego. The Passage me costó 11.99 y lo tenía en mi e-Reader (en EPUB) en 5 minutos.

Para no hacer el cuento más largo de lo que es, en El Sótano no tenían El mundo de ocho espacios, pero había 12 en su sucursal de Coyoacán. No es la primera vez que pasa esto. Al parecer, en la sucursal de Coyoacán no se paran ni las moscas, así que es un buen lugar para ir a buscar los libros que ya están agotados en todas partes. Así que a tomar otro camión, caminar hasta el centro de Coyoacán, perderme (siempre me pierdo en las partes de la Ciudad que no me gustan), pelearme con el hombre de seguridad para no dejar mi eReader en paquetería, porque ya se sabe, las librerías están más preocupadas por que no te robes sus libros que por venderlos, buscar 20 minutos a alguien que pueda buscar en la base de datos el libro, diez minutos para que lo encuentre porque no está donde debería, pagar (eso sí es rápido, no hay nadie en la caja) y enfrentar el embotellamiento de regreso.

En resumen, cuatro horas para comprar un libro. Y tengo suerte, porque podría vivir más lejos (al fin es la ciudad más grande del mundo) o vivir en una ciudad de provincia donde ni siquiera hay librerías.

Exagero. Sé que exagero. Pero vivo en un país donde hay una inútil Ley del Libro diseñada para proteger a librerías que sueñan con ser zapaterías. Donde muchos amigos queridos viajan por todo el país presentando sus libros pero nadie puede comprarlos porque los representantes de las editoriales (las más, del Estado) no llegan, donde a los editores de las grandes casas la única justificación que se les ocurre ante el precio de los libros es que también hay libros de 20 pesos. ¿Así cómo vamos a leer?

Comentarios

dulce Angélica dijo…
Este semestre tuve que reponerle un libro a la biblioteca de la universidad. Se lo di a mi novio para que me hiciera el favor de regresarlo y en el trayecto sufrió un accidente que involucra aceite para carro :/

Desde hace más de un mes lo encargamos en LA librería de la ciudad (no tenemos tarjeta, somos pobres). Nos dijeron que no podían decirnos el precio hasta que llegara, si es que llegaba y a pesar de la incertidumbre había que dejar el anticipo.Como vimos en internet que el precio oscilaba por los 500 pesos supusimos que sería algo similar.

Ayer llegó. Fueron 950 pesos. La biblioteca ya está cerrada. Fin.

Saludos desde provincia.
Lobo Gris dijo…
"En resumen, cuatro horas para comprar un libro. Y tengo suerte, porque podría vivir más lejos (al fin es la ciudad más grande del mundo) o vivir en una ciudad de provincia donde ni siquiera hay librerías."

Jo! Dímelo a mí...

En casa tenemos la costumbre de ir poco antes de Navidad a una reunión familiar por la Educación. Y ya tenemos la tradición de aprovechar y pasar a Miguel Ángel de Quevedo. Por lo general esa es la única excursión que hago para ir allá.

Algún sábado debería programar el viaje para aprovechar y pasar.

Y eso que la sucursal de Ghandi de Satélite está más o menos decente...
Cristal dijo…
Otro ejemplo para Zaid sobre el costo de leer.
Se puede vivir sin libros, pero no en el error. Incluso la comodidad de la red mundial tiene sus bemoles: libros que tardan mucho en arribar o no llegan nunca. En cualquier viaje que hagó recorro las librerías, he juntado cualquier cantidad de libros en innmerables idiomas: vivo de la ilusión que un día leere en ellos. En pocas palabras: para el bibliofilo las arbitrariedades culturales o estatales son otras tantas excusas para encontrar emociónes fuertes en la búsqueda de los libros. 4hrs o toda la vida no importan: las docimas del tiempo on cosa de los densos cerebros burocráticos y de Henry Ford

Entradas más populares de este blog

¿Qué hace a un cuento?, 1

En el blog de Federico Escobar se ha abierto una pequeña polémica en torno al premio Juan Rulfo 2009, otorgado por Radio Francia International. El premio lo obtuvo el argentino Mariano Pereyra Esteban por «El metro llano», con la novedad de que la organización ha puesto disponible el cuento ganador para su descarga. (Huelga decir que sería un buen momento para leerlo antes de seguir leyendo.) La nota expresa su extrañeza a que dicho texto haya ganado el premio. En los comentarios del blog el autor del cuento responde a los cuestionamientos de manera bastante mesurada y acertada, a mi parecer. Gracias a esta actitud es posible entender que por sobre las reticencias de Escobar se encuentran visiones opuestas de lo que debería ser un cuento. Dice Escobar:

Ahora, sí creo que el cuento pretendía ser humorístico, tanto como pretendía ser artificioso en el lenguaje. Creo que cualquiera que lea el cuento estaría de acuerdo con que está escrito en un registro humorístico; cuando dije que el tex…

Le vent nous portera (en español)

In Memoriam Gary Gygax (1938-2008)

Download video!

Je n'ai pas peur de la route
Faudrait voir, faut qu'on y goûte
Des méandres au creux des reins
Et tout ira bien là
Le vent nous portera

No le tengo miedo al camino,
Habrá que ver, habrá que probar,
los meandros del hueco de la espalda
y todo estará bien.
El viento nos llevará.

Ton message à la Grande Ourse
Et la trajectoire de la course
Un instantané de velours
Même s'il ne sert à rien va
Le vent l'emportera
Tout disparaîtra mais
Le vent nous portera

Tu mensaje a la Osa Mayor
Y la trayectoria del viaje
Un instante resplandeciente
Incluso si no sirve para nada
El viento triunfará.
Todo desaparecerá pero
El viento nos llevará.

La caresse et la mitraille
Et cette plaie qui nous tiraille
Le palais des autres jours
D'hier et demain
Le vent les portera

La caricia y la metralla
Y esta herida que nos lastima
Los palacios de otras épocas,
De ayer y de mañana,
El viento los llevará.

Génetique en bandouillère
Des chromosomes dans l'atmosphère
Des taxis pour l…

La noche boca arriba: el juego

La noche boca arriba es un juego de rol para dos personas, que necesita de lápiz, papel y un mazo de cartas. Un juego de rol basado en el cuento de Julio Cortázar: A veces, Jorge es un candidato a paciente de psiquiátrico, pero otras veces lidera un batallón de caballería enfrentado al ejército inumerable del Rey No Muerto. El propio Jorge sospecha que sólo una de estas realidades puede ser auténtica… ¿pero cuál? Ganador del desafío Pirmero Tira, Luego Hablamos, aparece en versión de playtest listo para descargarse.Descarga La noche boca arriba: el juego de rol (playtest)