Ir al contenido principal

Año nuevo

Esta es la última nota del año en este librillo de memorias. No me dejo de preguntar si esto significa algo. ¿Qué significa el año nuevo? ¿Acaso importa? Si fuera chino, habría festejado el año nuevo hasta el 18 de febrero; si fuera judío, lo habría festejado el cuatro de octubre. ¿Significa algo el hecho de que pase un año más? ¿No es sólo otro pretexto para aumentar las ventas de los comerciantes? ¿Tendrá algún sentido que el año comience el primero de enero?

Cuando Rómulo inventó el calendario, el mes de enero ni siquiera existía. Después, cuando Numa decretó su existencia, no era como el primer mes, sino el undécimo. El año de los antiguos romanos comenzaba en marzo, el mes dedicado a Marte, como cabría esperar de un pueblo guerrero como los quirites. Es por eso, amable lector, que diciembre suena más bien a diez, y no a doce, así como noviembre a nueve, octubre a ocho y septiembre a siete. En aquellos tiempos, en que lo común era designar la cuenta de los años con el nombre de los dos cónsules que servían ese año, comenzando por el 1 de marzo. No sería sino por una decisión política que el inicio del calendario se movería a enero.

Sin embargo, no todo en el calendario es arbitrario. Los meses son doce y no diez porque este número es divisible entre dos y tres y cuatro, lo que nos permite tener semestres, trimestres y cuatrimestres, que representan una fracción del año. El año dura 365 días, que es casi el tiempo que le toma a nuestro planeta darle una vuelta al sol. Es decir, el tiempo suficiente para haber experimentado las cuatro estaciones en carne propia, haber sobrevivido a las penurias propias del verano y del invierno, sembrado en la primavera, cosechado en el otoño.

Festejar el nuevo año es festejar que sobrevivimos, que seguimos aquí, que queremos más. Es celebrar que viajamos más de novecientos millones de kilómetros sólo para regresar al mismo punto, un año más viejos y, con algo de suerte, más sabios y quizá también un poco más mareados. Sencillamente, celebrar que estamos vivos. Y a diferencia de los antiguos romanos, que comenzaban cada ciclo en el mes dedicado a la guerra, nosotros comenzamos el nuestro en el mes dedicado a Jano, el dios de las puertas, de las encrucijadas, de los comienzos y de los finales.

Así pues, no me queda más que desearles a todos, lectores errantes, asiduos, amigos viejos o nuevos, conocidos en persona o sólo por sus letras, ¡Feliz Año Nuevo!¡Dicha y prosperidad en la Tierra!¡Nos vemos el año que viene!

Comentarios

Agoran dijo…
por supuesto que importa celebrar el año nuevo. Es un buen momento para detenerse un momento y pensar en lo pendejos que fuimos al tarjetear todo y en la factura para la cuesta de enero!!
Diana dijo…
Já. El año pasado (no, el antepasado) no veía el punto de celebrar, pá que me dije a mi misma, pero ahora entiendo es nomás darse el chance de volver a empezar. Abrazos y Feliz Año Nuevo!
fabricadepolvo dijo…
Felicidades por el Nuevo Año. Un abrazo y sigamos en este "Fin del mundo del fin".

Entradas más populares de este blog

Le vent nous portera (en español)

In Memoriam Gary Gygax (1938-2008)

Download video!

Je n'ai pas peur de la route
Faudrait voir, faut qu'on y goûte
Des méandres au creux des reins
Et tout ira bien là
Le vent nous portera

No le tengo miedo al camino,
Habrá que ver, habrá que probar,
los meandros del hueco de la espalda
y todo estará bien.
El viento nos llevará.

Ton message à la Grande Ourse
Et la trajectoire de la course
Un instantané de velours
Même s'il ne sert à rien va
Le vent l'emportera
Tout disparaîtra mais
Le vent nous portera

Tu mensaje a la Osa Mayor
Y la trayectoria del viaje
Un instante resplandeciente
Incluso si no sirve para nada
El viento triunfará.
Todo desaparecerá pero
El viento nos llevará.

La caresse et la mitraille
Et cette plaie qui nous tiraille
Le palais des autres jours
D'hier et demain
Le vent les portera

La caricia y la metralla
Y esta herida que nos lastima
Los palacios de otras épocas,
De ayer y de mañana,
El viento los llevará.

Génetique en bandouillère
Des chromosomes dans l'atmosphère
Des taxis pour l…

¿Qué hace a un cuento?, 1

En el blog de Federico Escobar se ha abierto una pequeña polémica en torno al premio Juan Rulfo 2009, otorgado por Radio Francia International. El premio lo obtuvo el argentino Mariano Pereyra Esteban por «El metro llano», con la novedad de que la organización ha puesto disponible el cuento ganador para su descarga. (Huelga decir que sería un buen momento para leerlo antes de seguir leyendo.) La nota expresa su extrañeza a que dicho texto haya ganado el premio. En los comentarios del blog el autor del cuento responde a los cuestionamientos de manera bastante mesurada y acertada, a mi parecer. Gracias a esta actitud es posible entender que por sobre las reticencias de Escobar se encuentran visiones opuestas de lo que debería ser un cuento. Dice Escobar:

Ahora, sí creo que el cuento pretendía ser humorístico, tanto como pretendía ser artificioso en el lenguaje. Creo que cualquiera que lea el cuento estaría de acuerdo con que está escrito en un registro humorístico; cuando dije que el tex…

¿Quién quiere ser Roman Polanski?

Si el genio de la botella ofrece concederle un deseo, nunca le pida convertirse en un afamado director de Hollywood: podría transformarlo en Roman Polanski.

El sábado pasado, Roman Polanski fue arrestado por las autoridades suizas en Zurich, por una solicitud de extradición de los Estados Unidos, después de que escapara de dicho país en 1978 antes de ser sentenciado por haber admitido relaciones sexuales con una niña de trece años. Desde entonces, había vivido en Francia (país del que es ciudadano) y se había cuidado de no pisar países que tuvieran tratados de extradición con los Estados Unidos. Esto lo llevo incluso a ser la primera persona en dar testimonio en video en el Reino Unido, cuando demandó por difamación a la revista estadounidense Vanity Fair en este país. No es la primera vez que visitaba Suiza, donde iba a recibir un homenaje por su carrera; incluso tenía una casa ahí. La razón por la que el arresto se haya efectuado justo ahora es un misterio.

¿Quién quiere ser Roman Pol…