Ir al contenido principal

El jardín de las puertas deslizantes (1 de 2)

Más bien olvidable, la cinta Sliding Doors (Peter Howitt, 1998) cuenta la historia de Helen, publirelacionista mediocre que vive con su novio desempleado, que pretexta la escritura de una novela para que Helen lo mantenga. Helen es despedida de su trabajo cuando se descubre que ha robado cuatro botellas de vodka mientras su novio la engaña con una antigua pareja. Entonces, Helen decide regresar temprano a casa, pero el tren subterraneo cierra la puerta en sus narices y un desperfecto la obliga a salir a buscar un taxi. Pero Helen también se sube al subterraneo, donde un agradable galan la corteja. A lo largo de la cinta, la vida de Helen se desdobla. Una es la vida que tendría si hubiera logrado subir al vagón del subterraneo. La otra es la vida en que no logra subirse.

La película, que en México se llamó Si yo hubiera..., va alternando las escenas entre la vida de una y otra Helen, hasta que uno de los caminos se corta. Hay, por supuesto, similitudes entre ambas historias, ecos de un destino que la protagonista no puede escapar. En cierto momento, incluso, las vidas parecen confunidrse y Helen, desconcertada, parece encontrarse viviendo la vida de la otra.

En la novela La vida que se va (1999), Vicente Leñero ensaya la misma premisa. Norma, aficionada al ajedrez, ensaya una y otra de sus vidas, senderos que se cortan, como si estuviera planenado los movimientos de una partida de ajedrez, hasta encontrar con la combinación que la haga vencedora. Lo mismo sucede en el filme Lola rennt (Tom Tykwer, 1999), aunque con menos ajedrez y más escenas de Franka Potente corriendo por las calles. Curiosamente, estas tres obras tan cercanas en el tiempo terminan siempre con el final feliz, o lo que es lo mismo, en la lógica combinatoria de la vida parece siempre posible encontrar el camino correcto.

Bajo la misma lógica, en Groundhog Day (Harold Ramis, 1993), Bill Murray se ve obligado a vivir el mismo día una y otra vez hasta conseguir el mejor día posible, y de paso aprender a tocar el piano. La película es una suerte de inversión del clásico de Dickens A Christmas Carol, donde Ebenezer Scrooge es forzado a repasar toda su vida en el lapso de una noche. (Y Bill Murray también fue Scrooge en la espantosa Scrooged (1988) de Richard Donner).

Borges, por supuesto, era más cruel. Su versión de Groundhog Day, "El milagro secreto", termina con una bala. "El jardín de los senderos que se bifurcan", con la horca y con un laberinto infinito.


Comentarios

fabricadepolvo dijo…
En mis temporadas cursis, Groundhog Day es una de mis películas favoritas. Y Sliding Doors tiene un sospechoso parecido a La Double vie de Véronique de Kieslowski.

Entradas más populares de este blog

Le vent nous portera (en español)

In Memoriam Gary Gygax (1938-2008)

Download video!

Je n'ai pas peur de la route
Faudrait voir, faut qu'on y goûte
Des méandres au creux des reins
Et tout ira bien là
Le vent nous portera

No le tengo miedo al camino,
Habrá que ver, habrá que probar,
los meandros del hueco de la espalda
y todo estará bien.
El viento nos llevará.

Ton message à la Grande Ourse
Et la trajectoire de la course
Un instantané de velours
Même s'il ne sert à rien va
Le vent l'emportera
Tout disparaîtra mais
Le vent nous portera

Tu mensaje a la Osa Mayor
Y la trayectoria del viaje
Un instante resplandeciente
Incluso si no sirve para nada
El viento triunfará.
Todo desaparecerá pero
El viento nos llevará.

La caresse et la mitraille
Et cette plaie qui nous tiraille
Le palais des autres jours
D'hier et demain
Le vent les portera

La caricia y la metralla
Y esta herida que nos lastima
Los palacios de otras épocas,
De ayer y de mañana,
El viento los llevará.

Génetique en bandouillère
Des chromosomes dans l'atmosphère
Des taxis pour l…

Una semana de dieta crudivegana

Hice una semana de dieta crudivegana y lo creerás lo que pasó después Llevo una semana comiendo sólo frutas y verduras crudas. Ha sido una semana muy difícil y quiero compartirles algunas cosas:
Nunca tuve mucha hambre. Quizá lo que más me llamó la atención de la dieta es que pensé que iba a morir de hambre pero nunca fue así. Lo que sí me dio fue bastante ansiedad. Los primeros tres días fueron bastante normales pero los últimos días juro que podía oler la carne cruda desde un extremo del mercado al otro. Soñé con filetes, hot cakes, espagueti con camarones y frijolitos con arroz. Sí, soñé todos los días con comida cocidaLa comida no tiene mucha variedad. A pesar de que tenía tres menús diferentes ya para el tercer día estaba harto de la comida: había que elegir entre distintas formas de cortar, picar o licuar los alimentos pero siempre eran los mismos alimentos base. Habrá quien adore el jitomate o las espinacas, pero si no estás preparado para comerlas todos los días no durarás muc…