Ir al contenido principal

Mitos de la lectura en el aula

Leo, con una mezcla de ternura y asombro, dos textos que han aparecido en la revista Letralia. El primero de ellos, Leer textos literarios en el bachillerato, aborda justamente ese tema, en el caso específico de México, centrándose específicamente entre la paradoja entre leer por placer y leer por obligación. El segundo, El cuento en la clase de lengua y literatura, se centra en qué y cómo leer cuentos en el aula escolar. Ambos textos defienden la importancia de la literatura en el ambiente escolar, a saber, porque mejora el domino de la lengua, las habilidades de lectura y escritura importantes para el desempeño laboral. Si les interesa mucho el tema, los invito a que lean estos textos y luego regresen aquí.

Comencé diciendo que leía con ternura y asombro estos textos. Paso a exponer algunas de razones que me llevan a leerlos así:

La realidad actual es que la gente joven, en su mayoría, realiza un uso exclusivamente lúdico del ordenador; navega por Internet a pelo, sin ningún salvavidas y fuera de todo control; se pasma ante la pantalla del DVD portátil, se enardece con la PlayStation de bolsillo o caracolea nervioso con el dedo sobre las teclas del móvil, el MP3 o el iPod. Y de esta manera la imagen prevalente de los muchachos que nos rodean es lo más parecido a unos “zombis”, con pinganillos en las orejas, que se balancean con desgana y manejan a un tiempo y convulsamente dos aparatos luminosos, uno para oír y otro para hablar, pero sin escuchar ni comunicarse realmente.

Escribe Miguel Díez R., autor del segundo de los textos que menciono. ¿Se está quejando de la falta de lectura? Más me parece el anterior un texto de odio, de temor ante una juventud que no comprende. Sí el autor se hubiera sentado media hora a navegar ciertos blogs, a jugar un rato un buen programa de Playstation (Silent Hill, por ejemplo), o a disfrutar del eclecticismo que te ofrece un iPod shuffle, se habría dado cuenta de que no hay nada en estas prácticas que sea esencialmente antiliterario. ¿Los pinganillos en las orejas detienen la lectura? Al menos en mi caso, no es así. Durante mis largos trayectos en camión, trayectos compartidos por todos los habitantes de la Ciudad de México, los “pinganillos” me ayudan a aislarme del ruido de la calle para concentrarme en el libro que me acompaña.

Más importante, cómo es posible que alguien como Miguel Díez, que es capaz de mostrar tal desprecio por los “zombis”, perdón, por los jóvenes, en un solo párrafo, se atreve a escribir un artículo sobre la lectura del cuento en las aulas. Los “zombis”, señor Díez, como sabría si hubiese jugado esa maravilla literaria que es Resident Evil, sólo pueden ser derrotados si se les da un balazo en la frente. Si les arroja El Quijote, lo más que conseguirá es detenerlos un poco mientras buscan más sesos que comer.

No satisfecho con esto, Díez R. agrega que:

Dominar la propia lengua es hablar y escribir —exponer y redactar—, expresarse correctamente, y para ello leer y leer. A hablar y escribir con corrección, amplitud y soltura, se aprende, sobre todo, leyendo, y para aprender a leer hay que leer mucho.

Lo cual suena muy como parte de un discurso político, pero encierra una falacia temporal que cualquier lector de Borges (como proclama serlo este autor) identificaría inmediatamente. Si para aprender escribir hay que aprender a leer, y para aprender a leer hay que leer mucho, por supuesto, nadie que tenga menos de 50 años puede atreverse a escribir. Eso suponiendo, pro supuesto, que leer mucho ayude en verdad a expresarse con corrección. Basta leer cualquier memoria de un congreso de literatura para darse cuenta que los académicos no son exactamente un modelo de claridad y dominio del lenguaje.

El texto de Armando Segura Morales, el primero que menciono, afortunadamente, no tiene nada de este desprecio hacia los jóvenes. Mucho más valioso que el texto de Díez R., el artículo de Armando Segura analiza la metodología gracias a la cual se destruye todo gusto por la lectura, gracias a los análisis morfológicos y retóricos de la obra literaria y el incongruente peso que se le da a la identificación de corrientes y géneros literarios Eso sí, defiende la lectura en el aula por una razón que me parece válida, aunque un poco ingenua:

Esta fuerza inmaterial oculta permite al discurso literario, por un lado, poner en contacto al lector con formas y maneras de ser y pensar en el mundo (a través de la ficción), circunscritas a un espacio poético atemporal; y, por el otro, mantiene en ejercicio la lengua como patrimonio colectivo e individual de la humanidad.

Pero, ¿cómo lograr que nuestros estudiantes valoren y se interesen por esa fuerza material que posee el discurso literario?

En este caso mi objeción podrá parecer más superflua, pero me parece de carácter esencial. ¿Por qué tenemos que hacer que nuestros estudiantes valoren y se interesen por la fuerza de la literatura? Yo pasé por mis cursos de literatura como un bracero atraviesa la frontera. Admito, eso sí, que las técnicas de tortura literaria a las que se me sometió me vedaron temporal o permanentemente varios autores y estilos. En mi casa tampoco fomentaron nunca mi interés por la lectura, aunque, y eso es de agradecer, tampoco hicieron mucho por impedirla. Nunca pude escapar, eso sí, de incontables peleas porque me decían que “no estaba haciendo nada” cuando leía una novela.

No puedo evitar estar finalmente de acuerdo con la propuesta de Armando Segura: construir el curso de literatura a partir de los intereses particulares de los alumnos. Yo mismo he contribuido un poco para impulsar ese modelo de lectoescritura en las clases de lengua y literatura. Sin embargo, creo que es sólo un paliativo a la experiencia de lectura de nuestros jóvenes. La solución final: desterrar los cursos de literatura de la enseñaza básica y secundaria.

Comentarios

Alejandra dijo…
Honestamente, ¿por qué tendríamos que hacer que alguien se interesara por nada? Leer es uno de los actos más sobrevalorados porque es de los más simples de llevar a cabo -una vez que aprendes a leer, claro está-. Pero no reditúa nada, es decir, nada inmediato -a menos que seas de los que se ganan esos premios de Punto de Lectura-. Sólo se lee por placer, tan retorcido como lo puede ser el fetichismo o el comer un helado de panditas.

¿Que los cursos sean desterrados? Quién sabe. No tardará el día en que nos demos cuenta de lo inútil que es la enseñanza de las matemáticas porque lo mismo los alumnos llegan a tomar los remediales o "rebestiales" a las universidades -los que llegan-. Con tu solución final, como menos, nos daríamos cuenta del mito de la democracia en la educación, y dejaríamos de atribuírle a la lectura propiedades curativas. De todas formas, no por dejar de leer vamos a estar mucho peor -o tal vez nada-. Eso sí: ojalá que tampoco lleguemos a Fahrenheit 451.

Hace calor, je.

Saludos, René.
Alejandra:
Leer es como comer un helado de panditas, pero también unos chiles en nogada o un teriyaki.

Me parece muy atinado todo tu comentario. Que se le atribuya a la lectura las propiedades del agua del Tlacote o del Ginseng me parece aborrecible.

Aparte, ¿por qué no tienes habilitado tu perfil de blogger?

Saludos
Diana dijo…
La propuesta es extrema, aunque bien argumentada. Concuerdo en su totalidad con Alejandra, no creo que se deba obligar a la gente a estudiar las cosas que no le interesan. Lo otro es también cierto, quienes leemos no somoos la salvación del universo ni tampoco es una hazaña, a mi me parece igual de plausible ver a quienes saben hacer muebles. Abrazos.

Entradas más populares de este blog

¿Qué hace a un cuento?, 1

En el blog de Federico Escobar se ha abierto una pequeña polémica en torno al premio Juan Rulfo 2009, otorgado por Radio Francia International. El premio lo obtuvo el argentino Mariano Pereyra Esteban por «El metro llano», con la novedad de que la organización ha puesto disponible el cuento ganador para su descarga. (Huelga decir que sería un buen momento para leerlo antes de seguir leyendo.) La nota expresa su extrañeza a que dicho texto haya ganado el premio. En los comentarios del blog el autor del cuento responde a los cuestionamientos de manera bastante mesurada y acertada, a mi parecer. Gracias a esta actitud es posible entender que por sobre las reticencias de Escobar se encuentran visiones opuestas de lo que debería ser un cuento. Dice Escobar:

Ahora, sí creo que el cuento pretendía ser humorístico, tanto como pretendía ser artificioso en el lenguaje. Creo que cualquiera que lea el cuento estaría de acuerdo con que está escrito en un registro humorístico; cuando dije que el tex…

Le vent nous portera (en español)

In Memoriam Gary Gygax (1938-2008)

Download video!

Je n'ai pas peur de la route
Faudrait voir, faut qu'on y goûte
Des méandres au creux des reins
Et tout ira bien là
Le vent nous portera

No le tengo miedo al camino,
Habrá que ver, habrá que probar,
los meandros del hueco de la espalda
y todo estará bien.
El viento nos llevará.

Ton message à la Grande Ourse
Et la trajectoire de la course
Un instantané de velours
Même s'il ne sert à rien va
Le vent l'emportera
Tout disparaîtra mais
Le vent nous portera

Tu mensaje a la Osa Mayor
Y la trayectoria del viaje
Un instante resplandeciente
Incluso si no sirve para nada
El viento triunfará.
Todo desaparecerá pero
El viento nos llevará.

La caresse et la mitraille
Et cette plaie qui nous tiraille
Le palais des autres jours
D'hier et demain
Le vent les portera

La caricia y la metralla
Y esta herida que nos lastima
Los palacios de otras épocas,
De ayer y de mañana,
El viento los llevará.

Génetique en bandouillère
Des chromosomes dans l'atmosphère
Des taxis pour l…

La noche boca arriba: el juego

La noche boca arriba es un juego de rol para dos personas, que necesita de lápiz, papel y un mazo de cartas. Un juego de rol basado en el cuento de Julio Cortázar: A veces, Jorge es un candidato a paciente de psiquiátrico, pero otras veces lidera un batallón de caballería enfrentado al ejército inumerable del Rey No Muerto. El propio Jorge sospecha que sólo una de estas realidades puede ser auténtica… ¿pero cuál? Ganador del desafío Pirmero Tira, Luego Hablamos, aparece en versión de playtest listo para descargarse.Descarga La noche boca arriba: el juego de rol (playtest)