Ir al contenido principal

Libros que cambiaron mi vida: Nocilla Dream


No me queda duda de que mi gusto por el afterpop se debe a que ya lo había leído antes y me había quedado con ganas de más. Si se sigue lo que he dicho en estas últimas notas (y asumo que alguien además de mí lo hace, sino ya habría dejado de leer) queda la idea de que un libro lleva a otro y así:

Mapa parcial de lecturas. Considérese que cada flecha está compuesta por otras lecturas, interrupciones, la vida, etc.
Sin embargo, lo cierto es que así como cada libro nos lleva a nuevas lecturas, estas nuevas lecturas nos devuelven a otros libros y los resignifican, más o menos así:

Mapa parcial de lecturas con algunas influencias de las relecturas, elegidas por sobre otras más que nada para no hacer el mapa ilegible.
Lo importante acá es notar como, por ejemplo, leer Afterpop de Eloy Fernández Porta es una operación complicada, ya no sólo por su complejidad estructural (Jorge Herralde comparó a EFP con una cruza entre Walter Benjamin y un punk), sino porque al leer Afterpop actualizo las lecturas de Nocilla Dream, Other Electricities, House of Leaves, Ficciones, V., V for Vendetta, Snakes and Ladders, Negra espalda del tiempo, etc. sólo por mencionar las lecturas que están en el mapa (entre las que quedan fueras están todo Umberto Eco, todo Lipovetsky, todo Vila-Matas, etc.). Pero nunca habría llegado a Afterpop sin pasar por Nocilla Dream de Agustín Fernández Mallo y esa sólo razón hace que la primera parte de la trilogía Nocilla sea uno de los libros que cambiaron mi vida.

Eso no quiere decir que sea la única razón ni la más importante. Mucho veneno ha caído sobre este libro y todo lo que provocó después (o al menos los medios hicieron parecer como que lo provocó, que a falta de académicos que digan lo contrario, da lo mismo). Pero, para los que perseguimos durante mucho tiempo la obtención de un ejemplar y lo leímos con toda la expectativa que esa persecución implica, nunca decepcionó. Eso ya es bastante.

Más importante, Nocilla Dream proponía una nueva forma de narrar.

(El lector atento verá que los mapas que abren esta nota indican que eso no es del todo cierto: hay muy pocas diferencias temáticas o estructurales, por ejemplo, con Other Electricities de Ander Monson. No hay nada en Nocilla que no estuviera ya llevado a sus últimas consecuencias en House of Leaves o prefigurado en Rayuela. ¿Y entonces, es nuevo o no? Decídete, René.)

Algo me pasó mientras leía Nocilla Dream. Entendí que había una barrera extraña sobre los temas permitidos y los estilos permitidos en la literatura. No era una barrera real, sino una barrera cultural o más bien: un muro hecho de cultura. Nocilla Dream lo rompía. ¿Por qué, si hay muchas obras anteriores que hacen más o menos lo mismo no tenían el mismo efecto en mí como lector? Se me ocurren dos respuestas: la primera es la diferencia entre narrar en inglés y narrar en español, donde ese muro-hecho-de-cultura está colocado en territorios diferentes. Entonces, la fuerza de Nocilla Dream radicaba en trasladar al español nociones que venían de otros lenguajes para crecer el terreno (no sólo lenguajes humanos, sino también los lenguajes de las ciencias y de otras artes). Parte de este terreno ya habría sido ganado, primero por las vanguardias históricas y luego por escritores como Julio Cortázar en Rayuela, pero se habría perdido o abandonado cuando la literatura tomó otros derroteros. Esta, creo, es la explicación canónica de lo que hace Nocilla Dream. El propio Fernández Mallo elabora a profundidad sobre sus técnicas y propuestas en Postpoesía.

Se me ocurre otra explicación, más personal y quizá más sencilla, aunque tal vez totalmente errónea. Lo que en prácticamente cualquier otra obra similar a Nocilla Dream se lee es una angustia por el futuro, es decir, un miedo o un pesimismo por dónde nos puede llevar tanta tecnología e hiperconexión. Pero en Nocilla Dream (y las que le siguen) lo que se lee es un profundo amor por el presente: por los cuartos de hotel, por los chicles en el pavimento, por los hackers, por los activistas de causas perdidas, por los encendedores, por las zapatillas colgadas en un árbol, por la música pop, es decir, un amor por las orillas que miradas de otra forma pueden ser el centro.

Ahora, de las tres Nocillas, mi favorita es Experience, toda ella, pero específicamente la idea de cocinar el horizonte. En esa imagen, creo, se explica mejor que en ninguna otra cómo es que Nocilla Dream propone una nueva forma de narrar, aunque no esté en ese libro, sino en el siguiente. Con todo, ni Experience ni Lab causaron en mi esa sensación de que se rompía un dique, de que había adquirido una nueva libertad, de que ahora sí se podía escribir de lo que fuera.

***

Dice Javier Moreno que siempre que abre un libro espera que le cambie la vida. Yo también. Creo que a todos los lectores voraces les pasa lo mismo. Por eso leemos, para dudar, para saber que estamos equivocados. A diferencia suya, sé que muchos libros han cambiado mi vida, y al menos uno radicalmente: Cambio de piel de Carlos Fuentes. Tal vez hable de ello en una nota posterior.

***

PS: Sí, los mapas tienen erratas. Es una lástima, pero creo que se entienden y no me puedo poner a corregirlos ahora.

Comentarios

Emilio dijo…
Uh, buen post: ilustrativos los cuadros, je, en cuanto a cómo leemos-conocemos-curioseamos-derivamos-releemos.
Sobre estos muchachos españoles (AFM, EFP), estoy en pleno descubrimiento (así llego a tu post, precisamente). Ahora, estoy en problemas, porque entro más bien desde lo teórico (un interés creciente por las nociones o palabrejas "afterpop", "postpoesía", la cuestión de los afectos y el consumo), y en eso voy consiguiendo algunas cosas: me hice de "Eros", tengo que ir a una librería a buscar "Afterpop", leí un par de artículos y entrevistas a AFM sobre lo de "postpoesía"... Y en medio me encuentro con esto de Nocilla y la curiosidad me pica más y ahora conseguí en digital "Experience" y ya tengo casi en mano "Lab" en papel, incluso encontré hurgando en la web un escaneo de "Carne de píxel", pero... de "Nocilla Dream" ni caso. Por más que rebusco, parece que hace un tiempo estuvo por acá (Buenos Aires) en librerías, pero que la propia editorial lo retiró según me dijeron... ¿Me pierdo algo importante? Parece que sí, según voy leyendo (y tu post me confirma). Ojalá hubiera versión digital, pero tampoco parece que en este caso nadie la haya sacado...

Un saludo (sigo mirando tu blog, que se ve interesante.
Abrazo!
Emilio.
Mil gracias por tu comentario.

Te diría que sí, que te pierdes de algo. A diferencia de Experience y Lab, que están en Alfaguara, Dream está en Candaya, una editorial española pequeña pero con un catálogo envidiable. Así que puede ser complicado conseguir el libro. Lo mejor sería averiguar quien distribuye Candaya en BsAs y preguntarle a ellos o ir directamente a la web de Candaya a averiguar. No creo que haya edición digital pronto, por lo mismo del tamaño de la editorial.

No te se decir que más puedas conseguir en Argentina del afterpop. Además delo que puedas de Fernández Mallo, busca cosas de Jorge Carrión, de Robert-Juan Cantavella, de Oscar Gual, de Lolita Bosch, de Juan Francisco Ferré, de Manuel Vilas.

Suerte en tus viaje literario.
Cristal dijo…
Felicitaciones, René, este post está entre los mejores que he leído por aquí. Independientemente de las lecturas señaladas (que pueden coincidir con las de los lectores de esta bitácora o no), aquí se ve pasión verdadera. Abrazo.

PD. A pesar de cierto hartazgo borgeano, sí me dan ganas de hojear la Remake de A. F. Mallo... veremos.
Martín, no tiene mucho de borgeano el Remake, la verdad.

Gracias por tu comentario.

Por cierto, la gente de el Sótano se rehúsa a levantar el teléfono. Así que tendré que ir e indagar si tu libro está ahí. Espero que sí, para leerlo pronto.

Entradas más populares de este blog

¿Qué hace a un cuento?, 1

En el blog de Federico Escobar se ha abierto una pequeña polémica en torno al premio Juan Rulfo 2009, otorgado por Radio Francia International. El premio lo obtuvo el argentino Mariano Pereyra Esteban por «El metro llano», con la novedad de que la organización ha puesto disponible el cuento ganador para su descarga. (Huelga decir que sería un buen momento para leerlo antes de seguir leyendo.) La nota expresa su extrañeza a que dicho texto haya ganado el premio. En los comentarios del blog el autor del cuento responde a los cuestionamientos de manera bastante mesurada y acertada, a mi parecer. Gracias a esta actitud es posible entender que por sobre las reticencias de Escobar se encuentran visiones opuestas de lo que debería ser un cuento. Dice Escobar:

Ahora, sí creo que el cuento pretendía ser humorístico, tanto como pretendía ser artificioso en el lenguaje. Creo que cualquiera que lea el cuento estaría de acuerdo con que está escrito en un registro humorístico; cuando dije que el tex…

Le vent nous portera (en español)

In Memoriam Gary Gygax (1938-2008)

Download video!

Je n'ai pas peur de la route
Faudrait voir, faut qu'on y goûte
Des méandres au creux des reins
Et tout ira bien là
Le vent nous portera

No le tengo miedo al camino,
Habrá que ver, habrá que probar,
los meandros del hueco de la espalda
y todo estará bien.
El viento nos llevará.

Ton message à la Grande Ourse
Et la trajectoire de la course
Un instantané de velours
Même s'il ne sert à rien va
Le vent l'emportera
Tout disparaîtra mais
Le vent nous portera

Tu mensaje a la Osa Mayor
Y la trayectoria del viaje
Un instante resplandeciente
Incluso si no sirve para nada
El viento triunfará.
Todo desaparecerá pero
El viento nos llevará.

La caresse et la mitraille
Et cette plaie qui nous tiraille
Le palais des autres jours
D'hier et demain
Le vent les portera

La caricia y la metralla
Y esta herida que nos lastima
Los palacios de otras épocas,
De ayer y de mañana,
El viento los llevará.

Génetique en bandouillère
Des chromosomes dans l'atmosphère
Des taxis pour l…

La noche boca arriba: el juego

La noche boca arriba es un juego de rol para dos personas, que necesita de lápiz, papel y un mazo de cartas. Un juego de rol basado en el cuento de Julio Cortázar: A veces, Jorge es un candidato a paciente de psiquiátrico, pero otras veces lidera un batallón de caballería enfrentado al ejército inumerable del Rey No Muerto. El propio Jorge sospecha que sólo una de estas realidades puede ser auténtica… ¿pero cuál? Ganador del desafío Pirmero Tira, Luego Hablamos, aparece en versión de playtest listo para descargarse.Descarga La noche boca arriba: el juego de rol (playtest)