Ir al contenido principal

Confesiones de un fanboy. Donde el narrador se convierte en un yo-yo humano

Si no lo has hecho, puedes leer antes:

LEl Señor de los Anillos en algún momento durante la secundaria. Más bien me decepcionó. Mi idea de Tolkien provenía del Silmarillion, que editó su hijo Christopher tiempo después de su muerte, pero que yo había leído mucho antes. La fantasía épica del Silmarillion, donde los reyes elfos vencían demonios y dragones con sus espadas mágicas me parecían mucho más interesantes que los avatares de la Comunidad del Anillo.

Quizá por eso, la escena inicial de La Comunidad del Anillo (2001) me dejó con la boca abierta la primera vez que la vi. Era difícil imaginar una película de tema fantástico hecha con tanta atención al detalle y con tanto sentimiento épico. Era difícil imaginarlo, tanto, que volví a ver la película al menos una vez al día durante una semana, y al llegar el año nuevo ya la había visto 25 veces.

Obviamente, no tenía nada más que hacer. Más bien, no quería hacer nada. De cualquier forma, la película era un pretexto para salir a la calle y la confusión iba retrocediendo poco a poco. En algún momento de esas 25 veces que estaba sentado en la sala de proyección, las palabras de Gandalf se me quedaron grabadas: “Todo lo que tenemos que decir es que hacer con el tiempo que se nos da”. Pues bien, yo tenía que decidir que es lo que iba a hacer con el tiempo que tuviera. Ciertamente, no podía dedicar a ver La Comunidad del Anillo toda la vida.

Así que mientras no estaba en el cine, me convertí en un yo-yo humano. Subía al metro en la estación más cercana a mi casa y viajaba hasta la terminal. Una vez ahí, cambiaba de dirección hasta llegar a la Terminal en el otro extremo de la línea. Lo hacía por horas. A veces, me decidía a cambiar de línea o a bajar en una estación y caminar por partes de la ciudad que nunca había visto antes.

Cuando estás deprimido, parece como si tuvieras la cabeza sumergida en el agua. Todos los sonidos llegan como muy lejanos, ensordecidos. Eso crea una sensación de irrealidad. Una sensación de no estar verdaderamente ahí. Una membrana líquida te separa del resto de las personas. La sensación de irrealidad también hace que te olvides de tu propio cuerpo. Dejé de comer o sólo lo hacía cuando tenía mucha hambre.

Cuando estaba en la sala cinematográfica, ensayaba distintas formas de ver la película. A veces, me dedicaba sólo a mirar los detalles en el fondo. Otras, miraba sólo el vestuario. Otra vez, las peculiaridades de los efectos especiales. Me aprendí los diálogos de memoria. Durante las batallas, escogía algún extra para seguir atentamente sus movimientos. Me emocionaba cada vez que aparecía el Balrog en Moria y lloraba cada vez que moría Boromir defendiendo a los hobbits.

La noche de Año Nuevo fue terrible. Mientras todos festejaban y se daban abrazos, yo salí al traspatio y encendí un cigarro. Voltee a ver el cielo. Las estrellas, centelleantes, parecían también estar celebrando. Me sentía completamente sólo. La sensación de tener la cabeza sumergida en el agua no me dejaba nunca. Cene rápido y me fui a dormir. Traté de leer un poco pero las letras bailaban en la página. No se estaban quietas. No había mucho más que hacer que apagar la luz y mirar hacía la oscuridad. Ese día me amaneció despierto. Como si estuviera esperando ese evento, después del amanecer me quedé dormido.

Era primero de enero y seguía sin saber que hacer con mi vida. Salí de la casa para dar vueltas, como ya era costumbre. Sólo hice una cosa distinta. Tomé del librero mi copia de Harry Potter y la piedra filosofal.

Comentarios

corvus dijo…
ja ja ja... qué buena crónica, y buena retrospectiva... me recuerda un poco a mi mismo cuando iniciaba en la literatura fantástica que sólo conocía Tolkien y a Rowling, actualmente me he expandido un poco más pero no tanto que es dificil salir del lugar común ese subgénero literario undergrundesco... pero en fin... leí el post completo y eso que yo soy de los que se aburren rápido en la web... chido blog...
va... lo irónico es que no he leído la región más transparente (me suena, ¿de quién es?) pero seguido me pasa eso de que escribo algo y luego resulta una tautología inconsciente (ignorante sería más adecuado) me pasó con 1984, me pasó con Benito Juarez, hasta con Hermes Trismegisto ¡Por Dios! en fin... ando depre y sigo en la búsqueda de una literatura de calidad... a ver cómo me va...
John B. dijo…
Así fue mi experiencia cuando compré el/la DVD extedido/a de La Comunidad del Anillo: lo vi una vez por dí por más de una semana--y precisamente para ver las escenas que mencionas aquí. En estos dís necesitaba oír lo que Gandalf dice a Frodo allí en las minas; la grandeza de la escena del encuentro entre Gandalf y el Balrog ("You--shall not--pass!!") y la tristeza que sigue tan rápidamente después; etc., etc.
Bueno: si estaba loco en estos días, me da un poco de seguridad en saber que hay alguien que compartía mi locura.
Agoran dijo…
Haaaay mi amigo ranus... ojala hubiera sabido en ese tiempo.
Inicios y del hilo cortamos primero lo fantástico irresistible, a donde está la cabeza en esos momentos? Lejana, nublada. Buenas entradas, un saludo!
corvus: A mi también me recuerda a mi, je...

el de la hermandad: de Carlos Fuentes, te contesto mejor en tu blog.

John B: Gracias por compartir la anécdota y la locura. Tienes razón, la insanidad se lleva mejor con compañía.

agoran: No se flagele.

Moira: Gracias por la palabra de aliento. Espero las sigas leyendo.

Saludos a todos
fabricadepolvo dijo…
Excelente crónica. Lástima que la peli vaya unida al recuerdo de una depresión. a mí me pasó lo mismo (y con los mismos síntomas); nomás que mi película fue Billy Elliot. De hecho hasta hoy no puedo evitar el escurrimiento nasal cada vez que vuelvo a ver esa película. He decidido, inclusive cuando me la topo en la TV, cortarle vuelta. aunque lo mismo me pasa con Novecento y con El círculo.
No he visto Novecento, pero justo lo acabo de leer el libro. Excelente y sí, es como para ponerse a reflexionar.

Entradas más populares de este blog

Le vent nous portera (en español)

In Memoriam Gary Gygax (1938-2008)

Download video!

Je n'ai pas peur de la route
Faudrait voir, faut qu'on y goûte
Des méandres au creux des reins
Et tout ira bien là
Le vent nous portera

No le tengo miedo al camino,
Habrá que ver, habrá que probar,
los meandros del hueco de la espalda
y todo estará bien.
El viento nos llevará.

Ton message à la Grande Ourse
Et la trajectoire de la course
Un instantané de velours
Même s'il ne sert à rien va
Le vent l'emportera
Tout disparaîtra mais
Le vent nous portera

Tu mensaje a la Osa Mayor
Y la trayectoria del viaje
Un instante resplandeciente
Incluso si no sirve para nada
El viento triunfará.
Todo desaparecerá pero
El viento nos llevará.

La caresse et la mitraille
Et cette plaie qui nous tiraille
Le palais des autres jours
D'hier et demain
Le vent les portera

La caricia y la metralla
Y esta herida que nos lastima
Los palacios de otras épocas,
De ayer y de mañana,
El viento los llevará.

Génetique en bandouillère
Des chromosomes dans l'atmosphère
Des taxis pour l…

¿Qué hace a un cuento?, 1

En el blog de Federico Escobar se ha abierto una pequeña polémica en torno al premio Juan Rulfo 2009, otorgado por Radio Francia International. El premio lo obtuvo el argentino Mariano Pereyra Esteban por «El metro llano», con la novedad de que la organización ha puesto disponible el cuento ganador para su descarga. (Huelga decir que sería un buen momento para leerlo antes de seguir leyendo.) La nota expresa su extrañeza a que dicho texto haya ganado el premio. En los comentarios del blog el autor del cuento responde a los cuestionamientos de manera bastante mesurada y acertada, a mi parecer. Gracias a esta actitud es posible entender que por sobre las reticencias de Escobar se encuentran visiones opuestas de lo que debería ser un cuento. Dice Escobar:

Ahora, sí creo que el cuento pretendía ser humorístico, tanto como pretendía ser artificioso en el lenguaje. Creo que cualquiera que lea el cuento estaría de acuerdo con que está escrito en un registro humorístico; cuando dije que el tex…

La noche boca arriba: el juego

La noche boca arriba es un juego de rol para dos personas, que necesita de lápiz, papel y un mazo de cartas. Un juego de rol basado en el cuento de Julio Cortázar: A veces, Jorge es un candidato a paciente de psiquiátrico, pero otras veces lidera un batallón de caballería enfrentado al ejército inumerable del Rey No Muerto. El propio Jorge sospecha que sólo una de estas realidades puede ser auténtica… ¿pero cuál? Ganador del desafío Pirmero Tira, Luego Hablamos, aparece en versión de playtest listo para descargarse.Descarga La noche boca arriba: el juego de rol (playtest)