Ir al contenido principal

Una de piratas

¿Me compra mi canción?

El veredicto de culpable en juicio contra The Pirate Bay ha reavivado la llama de la discusión sobre las redes P2P. Sin detenerme demasiado en lo ridículo del veredicto —que es como culpar a una compañía telefónica por los ilicitos que se planeen en sus líneas— el debate subsecuente en Internet muestra dos posturas polarizadas sobre la idea de compartir contenidos protegidos por derechos de autor. Ese debate y no otra cosa es lo que esperaban provocar las compañías Universal, EMI y Sony BMG; bueno, el debate y un poco de miedo, desconcierto y duda entre aquellos que suelen compartir contenidos digitales.

El asunto no es sencillo. La llegada de los formatos comprimidos de audio (como los mp3) supuso una pequeña revolución tecnológica cuyos combates todavía estamos viviendo. Como con toda tecnología nueva, el quién, cómo y por qué tiene derecho a usarla está en juego y la respuesta a las anteriores preguntas cambiará con el tiempo. No siempre ha sido licito que todos puedan leer, por ejemplo, ni ha sido lícito leer todos los libros. En este caso nos encontramos con un escenario fascinante: nunca antes había sido tan sencillo acceder a la vasta cantidad de música y producciones televisivas y fílmicas a las que expone Internet, sin embargo, para la mayor parte de esa producción, según se argumenta, no tienes derecho a menos de que pagues por dicho contenido y el dueño del "derecho de distribución" esté dispuesto a venderlo. El mundo es enorme, pero sólo tienes derecho a un pedacito.

Ese libro está bueno, ¿me lo prestas?

Los dueños de dichos "derechos de distribución" se ven rebasados por una tecnología que se mueve mucho más rápido que su negocio. Dado que no han logrado ejercer su "derecho" en este nuevo medio de distribución que es la red, ahora tratan de frenar la tecnología. Existe una buena posibilidad de que lo logren. En realidad no se si sería extremadamente malo que frenen un poco la velocidad con la que se desarrolla el Internet. Pero eso no es más que una cara de la moneda.

Los consumidores de cultura —llamémonos así por un momento— nunca han funcionado bajo un esquema tan estricto. Libros, música y videos estaban disponibles en bibliotecas, libres de costo, antes de la llegada de Internet. Compartir estas obras creativas con personas cercanas siempre ha sido parte de la experiencia cultural. Personajes tan disímiles como Paulo Coelho y Richard Stallman hablan, de manera paralela, de lo inherentemente humano que es compartir. ¿Hay una diferencia real entre prestar un libro a un amigo y compartir su texto por Internet? ¿Leer un poema a un par de amigos en tu casa o leerlo en un podcast a miles de amigos?

Lo cierto es que la respuesta a esta última pregunta no será la misma en la sociedad de hoy que en la de mañana —y no es lo mismo hoy entre distintas sociedades. Las leyes de Estados Unidos dicen que no, no es lo mismo, la ley mexicana opina (todavía) que sí. En España la respuesta parece transformarse lentamente en: sí, es lo mismo, así que todos deberían de pagar. Tampoco hay que olvidar que existe una buena posiblidad de que los dueños de los "derechos de distribución" no logren controlar el nuevo canal ni logren frenar la tecnología. Entonces habrá que enfrentarse a un nuevo paradigma de creación y distribución de la cultura, que no se va a parecer en nada al que tenemos ahora. Nada que no haya pasado antes, salvó que nos tocará a nosotros vivirlo.


Epílogo pirata



[El estúpido anuncio del papá pirata. Un signo de nuestros tiempos.]

Cada vez que voy al cine —de ocho a diez veces al mes— me tengo que fletar el estúpido anuncio del papá pirata. No le veo el menor sentido a que transmitan este anuncio en una sala de cine donde todos ya han pagado sus boletos (y palomitas y refrescos). Pero el anuncio me ha hecho pensar lo siguiente y aquí es donde comienza mi dilema ético. Como voy mucho al cine, pago una membresía semestral. Por una módica cantidad, durante seis meses puedo entrar junto con un acompañante a cualquier película en cualquier cine de la cadena, todas las veces que quiera.

Ahora digamos que un día llueve o me enfermo o me quedo dormido y me pierdo una cinta. Ya no la reponen al día siguiente, así que me conecto a The Pirate Bay y la descargo. ¿No tengo derecho a ver esa cinta? ¿No había ya pagado por verla?

Yo, ho, yo, ho, pirata quiero ser
[Jack Sparrow, el papá pirata que todos quisiéramos tener.]

Comentarios

Corsario dijo…
Como siempre, una excelente reflexión.

El veredicto me ha dejado frío. Todavía no sé que decir.

Leer tu opinión ayuda.

Saludos
lll•lll dijo…
Hola, apenas estoy leyendo las entradas de tu blog, aprovecho para compartirte el link a un post que hice sobre Magnus Eriksson, uno de los creadores de The Pirate Bay
http://iregular.org/all/magnus-eriksson/
Tuve la oportunidad de platicar con él un poco sobre el tema, muchos saludos y enhorabuena.

jjjolll

Entradas más populares de este blog

¿Qué hace a un cuento?, 1

En el blog de Federico Escobar se ha abierto una pequeña polémica en torno al premio Juan Rulfo 2009, otorgado por Radio Francia International. El premio lo obtuvo el argentino Mariano Pereyra Esteban por «El metro llano», con la novedad de que la organización ha puesto disponible el cuento ganador para su descarga. (Huelga decir que sería un buen momento para leerlo antes de seguir leyendo.) La nota expresa su extrañeza a que dicho texto haya ganado el premio. En los comentarios del blog el autor del cuento responde a los cuestionamientos de manera bastante mesurada y acertada, a mi parecer. Gracias a esta actitud es posible entender que por sobre las reticencias de Escobar se encuentran visiones opuestas de lo que debería ser un cuento. Dice Escobar:

Ahora, sí creo que el cuento pretendía ser humorístico, tanto como pretendía ser artificioso en el lenguaje. Creo que cualquiera que lea el cuento estaría de acuerdo con que está escrito en un registro humorístico; cuando dije que el tex…

Le vent nous portera (en español)

In Memoriam Gary Gygax (1938-2008)

Download video!

Je n'ai pas peur de la route
Faudrait voir, faut qu'on y goûte
Des méandres au creux des reins
Et tout ira bien là
Le vent nous portera

No le tengo miedo al camino,
Habrá que ver, habrá que probar,
los meandros del hueco de la espalda
y todo estará bien.
El viento nos llevará.

Ton message à la Grande Ourse
Et la trajectoire de la course
Un instantané de velours
Même s'il ne sert à rien va
Le vent l'emportera
Tout disparaîtra mais
Le vent nous portera

Tu mensaje a la Osa Mayor
Y la trayectoria del viaje
Un instante resplandeciente
Incluso si no sirve para nada
El viento triunfará.
Todo desaparecerá pero
El viento nos llevará.

La caresse et la mitraille
Et cette plaie qui nous tiraille
Le palais des autres jours
D'hier et demain
Le vent les portera

La caricia y la metralla
Y esta herida que nos lastima
Los palacios de otras épocas,
De ayer y de mañana,
El viento los llevará.

Génetique en bandouillère
Des chromosomes dans l'atmosphère
Des taxis pour l…

La noche boca arriba: el juego

La noche boca arriba es un juego de rol para dos personas, que necesita de lápiz, papel y un mazo de cartas. Un juego de rol basado en el cuento de Julio Cortázar: A veces, Jorge es un candidato a paciente de psiquiátrico, pero otras veces lidera un batallón de caballería enfrentado al ejército inumerable del Rey No Muerto. El propio Jorge sospecha que sólo una de estas realidades puede ser auténtica… ¿pero cuál? Ganador del desafío Pirmero Tira, Luego Hablamos, aparece en versión de playtest listo para descargarse.Descarga La noche boca arriba: el juego de rol (playtest)