Ir al contenido principal

Lovecraft hasta en la sopa

Termino de leer La vida triestina de David Miklos, que incluye "El abrazo de Cthulhu". También incluye un cuento que se llama "Vacas flacas" que no me deja de llamar la atención porque le acabo de enviar a Miklos el mismo cuento.

Esos libros de Bruguera de los que habla Miklos en "El abrazo de Cthulhu" en mi propia infancia ya eran una leyenda, tan difíciles de encontrar como el Necronomicon. Empecé a leer a Lovecraft en unas ediciones baratas, de esas que compras afuera del metro, y terminé de leerlo en las ediciones de Del Rey y Chaosium, en inglés, para descubrir (como con Sherlock Holmes) que las ediciones en español no venían completas y solían tener extrañas decisiones editoriales, como cambiar los finales, agregar nuevos comienzos o transformar una noveleta en un cuento. Ahora, apenas quince años después, las obras de HP Lovecraft ya no tienen derechos y es muy sencillo y barato comprar o encontrar su obra completa.

Alguien debería sentarse a explicar cómo es que Lovecraft pasó de ser un autor de culto a un referente imperdible de la cultura del siglo XXI.

Comentarios

David Miklos dijo…
Hace no muchos años, cuando apareció la antología del cuento norteamericano (o estadounidense; o mejor aún: americano) de Richard Ford, le hice notar a Nicolás Cabral que allí faltaba un autor: H.P. Lovecraft. Fue, si la memoria no me falla, el primer escritor estadounidense (o norteamericano; o, llana e imperialmente: americano) al que leí. Al que sigo leyendo, de hecho. Ahora, claro, en inglés y sin las adulteraciones propias de la traducción y la edición española enloquecida. Pero preservo esos tres tomitos de Bruguera como un raro trofeo de lectura e iniciación en el horror de la palabra. Algo así. Más allá de esto, qué honor que hayas leído mi libro. Muchas gracias, René.
Lovecraft. Qué bueno es Lovecraft. Le debo a David la lectura, tardía, de Lovecraft.
Ahora duermo usando la almohada de alguien más, el inquilino que dormía donde ahora duermo yo. A veces imagino lo que Stephen King imagina en la edición de la traducción al inglés que publicó Believer Books del libro de Houellebecq sobre Lovecraft, a saber, que las pesadillas del dueño de la almohada que ahora uso ("ahora comparten ácaros", alguien me dijo, alguien, por cierto a quien le presté los dos primeros volúmenes de textos de Lovecraft que publicó Penguin y que duerme aquí, también, pero en otra habitación, dicho sea de paso) las sueño ahora.
Todo esto me hizo recordar In the Mouth of Madness, que finalmente vi, aquél otro día, René.
Es tarde, voy a dormir, si me dejan.
David: Me gustó el libro y creo que el de Cthulhu es uno de los mejores textos, pero es que el primigenio suele tener ese efecto en la literatura.

Guillermo: ¿Tú eres Íñigo Jáuregui?
Pues, mi nombre completo es Guillermo Íñigo Núñez Jáuregui. Y bueno, ya sabes, que la realidad, que la ficción, que no sé qué.

Entradas más populares de este blog

Le vent nous portera (en español)

In Memoriam Gary Gygax (1938-2008)

Download video!

Je n'ai pas peur de la route
Faudrait voir, faut qu'on y goûte
Des méandres au creux des reins
Et tout ira bien là
Le vent nous portera

No le tengo miedo al camino,
Habrá que ver, habrá que probar,
los meandros del hueco de la espalda
y todo estará bien.
El viento nos llevará.

Ton message à la Grande Ourse
Et la trajectoire de la course
Un instantané de velours
Même s'il ne sert à rien va
Le vent l'emportera
Tout disparaîtra mais
Le vent nous portera

Tu mensaje a la Osa Mayor
Y la trayectoria del viaje
Un instante resplandeciente
Incluso si no sirve para nada
El viento triunfará.
Todo desaparecerá pero
El viento nos llevará.

La caresse et la mitraille
Et cette plaie qui nous tiraille
Le palais des autres jours
D'hier et demain
Le vent les portera

La caricia y la metralla
Y esta herida que nos lastima
Los palacios de otras épocas,
De ayer y de mañana,
El viento los llevará.

Génetique en bandouillère
Des chromosomes dans l'atmosphère
Des taxis pour l…

¿Quién quiere ser Roman Polanski?

Si el genio de la botella ofrece concederle un deseo, nunca le pida convertirse en un afamado director de Hollywood: podría transformarlo en Roman Polanski.

El sábado pasado, Roman Polanski fue arrestado por las autoridades suizas en Zurich, por una solicitud de extradición de los Estados Unidos, después de que escapara de dicho país en 1978 antes de ser sentenciado por haber admitido relaciones sexuales con una niña de trece años. Desde entonces, había vivido en Francia (país del que es ciudadano) y se había cuidado de no pisar países que tuvieran tratados de extradición con los Estados Unidos. Esto lo llevo incluso a ser la primera persona en dar testimonio en video en el Reino Unido, cuando demandó por difamación a la revista estadounidense Vanity Fair en este país. No es la primera vez que visitaba Suiza, donde iba a recibir un homenaje por su carrera; incluso tenía una casa ahí. La razón por la que el arresto se haya efectuado justo ahora es un misterio.

¿Quién quiere ser Roman Pol…