Ir al contenido principal

¿(En) qué estás leyendo?

En Cetrería, Guillermo Nuñez reproduce el artículo ¿(En) qué estás leyendo? con el cual colaboró en el número más reciente de la revista Tierra Adentro, como parte de un dossier llamado "El futuro de la lectura. Reflexiones en torno al libro electrónico". Ironía de ironías, el dossier sobre el libro electrónico solo puede consultarse en papel. La semana pasada leí el dossier mientras esperaba mesa para pasar al bufet de Liverpool. Aprovecho que Guillermo comparte su artículo en línea (lo que implica que las cosas no salieron como estaban planeadas) para comentar un par de cosas. Así que vayan, lean el artículo de Guillermo, y luego vuelvan. O quédense leyendo Cetrería, que siempre es más interesante que esta memoria. O vayan a leer el blog de Ivan Thays, que para gustos los colores.

***

¿De vuelta? Bien. Estoy completamente en contra de la idea que plantea Guillermo:
¿Por qué estamos tan apurados por la plataforma en la que se presentan? ¿Realmente altera la tinta electrónica los hábitos de lectura a un grado que la experiencia retinal de leer palabras en una plataforma u otra sea completamente distinta?

Guillermo concluye que estamos perdiendo el tiempo en discutir "si un modelo de martillo tiene mejor agarradera". Ahora, yo paso un buen tiempo de mi día discutiendo sobre las agarraderas de los martillos: ¿Quién es mejor quarterback, Joe Montana o Peyton Manning? ¿Qué es mejor, tirar un dado de veinte caras o dos dados de diez? ¿Quién ganaría en una lucha en lodo entre Vin Diesel y Dwayne Johnson? Espero que lo anterior sea suficiente para mostrar mi maestría sobre tema bizantinos. Creo que puedo identificar uno cuando lo veo. Y el tema del libro electrónico no va de las agarraderas de los martillos.

Tengo en mi Sony Reader 60 libros. Podría tener más, pero ya de por sí se me hace ridículo cargar 60 libros cuando a lo mucho leo dos o tres a la vez (ese problema es nuevo, pero lo dejo para otra ocasión). Entre esos libros leídos o medio leer están The Particular Sadness of Lemon Cake de Aimee Bender, Freedom de Jonathan Franzen y Born to Run de Christopher McDougall. Al final de su artículo, Guillermo propone:

La sed de conocimiento pero, sobre todo, el ansia por suplir esta necesidad, es algo que en realidad está destinado a un puñado de personas. Que ese puñado de personas, invito ahora, se ponga a leer. ¿En qué medio? El que sea, francamente.
Pero yo no puedo leer esos libros en otra cosa que no sea mi Sony Reader. El medio no me da igual, porque si no me meto a Internet a hacerme de esos libros, quizá nunca los iba a leer, ya sea porque nunca iban a llegar a México, porque el costo de importarlos los sacaría de mi rango de precios. The Raw Shark Texts de Stephen Hall llevaba años en mi wishlist de Amazon, pero hasta que no apareció a un click de distancia no me resultó accesible.

Al menos en mi caso, debo agregar, la experiencia retiniana de leer una novela en la pantalla del ordenador es algo que no quiero repetir. Lo hice una vez: para leer Eclipse de Stephanie Mayer el mismo día que salió (benditos piratas). No fue nada agradable para mis ojos y gracias a la tinta electrónica, no tengo que volver a pasar por esa experiencia nunca más. ¿En que más cambia la experiencia retinal la tinta electrónica? Puedo poner el tamaño de la letra que quiera. En lo personal, implica que puedo leer con comodidad sin lentes o en el camión. Pero para ciertos lectores, ese tamaño de letra es la diferencia entre poder leer y no poder leer nada.

Sí, los libros están hechos de ideas. Las ideas no pesan mucho por sí mismas, pero una copia de Infinte Jest de David Foster Wallace tiene cinco centímetros de grosor y pesa un kilo y doscientos gramos. Un Kindle pesa 250 gramos y tiene 9 milímetros de grueso. ¿Cuál te llevas para leer en el camión? Quizá sea que soy una del reducido número de personas que se preocupa por la materialidad de cómo recibe su dosis de ideas, pero creo que no es sólo eso. Más bien creo que soy del reducido grupo de personas que se preocupa por recibir la dosis de ideas que quiere (y necesita), ese grupo al que Guillermo hace mención es el último párrafo. Si los múltiples defectos de los libros de papel hacen que no las reciba, voy a buscar un medio que sí me las entregue.

"¿Por qué estamos tan apurados por la plataforma en la que se presentan?" Porque si no nos apura, el futuro de los libros va a ser mucho peor que el presente.

Comentarios

Oye René, ya lo habías leído, no me digas que no tardó en llegar a la red.

En otras noticias: ¿por qué no escribes un poco más sobre The Particular Sadness of Lemon Cake de Aimee Bender, Freedom de Jonathan Franzen, Born to Run de Christopher McDougall y The Raw Shark Texts de Stephen Hall?

Saludos.
A Raw Shark le dediqué una reseña mímina. De los demás no he hablado porque están en varias etapas de lectura.

Saludos
Fernando dijo…
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Fernando Arvizu dijo…
En mi particular experiencia como lector, aunque creo que jamás abandonaré del todo el libro impreso, coincido en que la plataforma electrónica tiene innegables ventajas, como la adquisición de libros que, como bien señalas, no están disponibles de otra forma en este país, aunque hay que aclarar que inclusive, y aunque parezca irónico, muchos libros electrónicos distan de estar "a un click" de nuestro alcance, por lo menos en cuanto al mercado en español; me explico:
este fin de semana me metí a la página de la librería española por internet Casa del Libro y me emocionó enterarme que contaban ya con algunos libros en formato electrónico de los publicados previamente en papel impreso, con el correspondiente menor costo y los prácticamente inexistentes gastos de envio que son, como sabe cualquiera que haya invertido en la adquisición de un texto de fuera del país, lo que suele pegarle más duro a tu bolsillo. Pues bien, luego de dedicarme a checar un buen rato la lista de textos, escojo adquirir dos, específicamente, Nocilla Expierence y La Fortaleza de la Soledad, este último de Jonathan Lethem, y, ¡Oh, amarga sorpresa!, al hacer el anhelado "click" para iniciar la compra, resulta que los susodichos ebooks...¡no están disponibles para su venta y descarga fuera del territorio español!(O europeo, en todo caso. Como sea, prohibido para América Latina está muy claro). De hecho, los respectivos mensajes indicaban muy claramente que su venta estaba prohibida, así sin más, sin ninguna explicación o, por lo menos, una disculpa. Ignoro la política o argumentación o lo que sea que sustente estas decisiones de las librerías en español, y creo que no es el único sitio que aplica esta política de ventas a todas luces retrógrada e imbécil. Ni qué decir lo que sentí cuando lo experimenté en carne propia. En fin, no abundo más en lo que parece que es ya una costumbre con la que nace la comercialización de ebooks, por lo menos en España, donde, para nuestro pesar, está la mayor oferta editorial en nuestro idioma y no sólo en él, pues cuando intenté adquirir un texto en inglés en El Corte Inglés, pues lo mismo. Ahora aprecio más en lo que vale la bendita piratería, que pone a disposición de los lectores de ebooks, y eso nadie puede negarlo, una oferta amplísima que las editoriales en español y que tanto cacarean contra ella están lejísimos de ofrecer por su cuenta. Y estoy hablando de libros en varios idiomas.
Como sea, repito que hay libros que todavía me apetece tener en el formato tradicional, sea por una bonita portada, por la presentación, por oler el papel de sus hojas, etc, etc. Inclusive puedo tener la correspondiente copia electrónica en aras de la permanencia y la mayor comodidad, por ejemplo. Pero, otra vez, sí coincido en que ya no puede dar lo mismo leer usando, una vez que consideras los diversos aspectos, una plataforma o la otra, y creo que con la consolidación gradual del ebook esto va a ser cada vez más evidente
Fernando Arvizu dijo…
En mi particular experiencia como lector, aunque creo que jamás abandonaré del todo el libro impreso, coincido en que la plataforma electrónica tiene innegables ventajas, como la adquisición de libros que, como bien señalas, no están disponibles de otra forma en este país, aunque hay que aclarar que inclusive, y aunque parezca irónico, muchos libros electrónicos distan de estar "a un click" de nuestro alcance, por lo menos en cuanto al mercado en español; me explico:
este fin de semana me metí a la página de la librería española por internet Casa del Libro y me emocionó enterarme que contaban ya con algunos libros en formato electrónico de los publicados previamente en papel impreso, con el correspondiente menor costo y los prácticamente inexistentes gastos de envio que son, como sabe cualquiera que haya invertido en la adquisición de un texto de fuera del país, lo que suele pegarle más duro a tu bolsillo. Pues bien, luego de dedicarme a checar un buen rato la lista de textos, escojo adquirir dos, específicamente, Nocilla Expierence y La Fortaleza de la Soledad, este último de Jonathan Lethem, y, ¡Oh, amarga sorpresa!, al hacer el anhelado "click" para iniciar la compra, resulta que los susodichos ebooks...¡no están disponibles para su venta y descarga fuera del territorio español!(O europeo, en todo caso. Como sea, prohibido para América Latina está muy claro). De hecho, los respectivos mensajes indicaban muy claramente que su venta estaba prohibida, así sin más, sin ninguna explicación o, por lo menos, una disculpa. Ignoro la política o argumentación o lo que sea que sustente estas decisiones de las librerías en español, y creo que no es el único sitio que aplica esta política de ventas a todas luces retrógrada e imbécil. Ni qué decir lo que sentí cuando lo experimenté en carne propia. En fin, no abundo más en lo que parece que es ya una costumbre con la que nace la comercialización de ebooks, por lo menos en España, donde, para nuestro pesar, está la mayor oferta editorial en nuestro idioma y no sólo en él, pues cuando intenté adquirir un texto en inglés en El Corte Inglés, pues lo mismo. Ahora aprecio más en lo que vale la bendita piratería, que pone a disposición de los lectores de ebooks, y eso nadie puede negarlo, una oferta amplísima que las editoriales en español y que tanto cacarean contra ella están lejísimos de ofrecer por su cuenta. Y estoy hablando de libros en varios idiomas.
Como sea, repito que hay libros que todavía me apetece tener en el formato tradicional, sea por una bonita portada, por la presentación, por oler el papel de sus hojas, etc, etc. Inclusive puedo tener la correspondiente copia electrónica en aras de la permanencia y la mayor comodidad, por ejemplo. Pero, otra vez, sí coincido en que ya no puede dar lo mismo leer usando, una vez que consideras los diversos aspectos, una plataforma o la otra, y creo que con la consolidación gradual del ebook esto va a ser cada vez más evidente
Fernando Arvizu dijo…
En mi particular experiencia como lector, aunque creo que jamás abandonaré del todo el libro impreso, coincido en que la plataforma electrónica tiene innegables ventajas, como la adquisición de libros que, como bien señalas, no están disponibles de otra forma en este país, aunque hay que aclarar que inclusive, y aunque parezca irónico, muchos libros electrónicos distan de estar "a un click" de nuestro alcance, por lo menos en cuanto al mercado en español; me explico:
este fin de semana me metí a la página de la librería española por internet Casa del Libro y me emocionó enterarme que contaban ya con algunos libros en formato electrónico de los publicados previamente en papel impreso, con el correspondiente menor costo y los prácticamente inexistentes gastos de envio que son, como sabe cualquiera que haya invertido en la adquisición de un texto de fuera del país, lo que suele pegarle más duro a tu bolsillo. Pues bien, luego de dedicarme a checar un buen rato la lista de textos, escojo adquirir dos, específicamente, Nocilla Expierence y La Fortaleza de la Soledad, este último de Jonathan Lethem, y, ¡Oh, amarga sorpresa!, al hacer el anhelado "click" para iniciar la compra, resulta que los susodichos ebooks...¡no están disponibles para su venta y descarga fuera del territorio español!(O europeo, en todo caso. Como sea, prohibido para América Latina está muy claro). De hecho, los respectivos mensajes indicaban muy claramente que su venta estaba prohibida, así sin más, sin ninguna explicación o, por lo menos, una disculpa. Ignoro la política o argumentación o lo que sea que sustente estas decisiones de las librerías en español, y creo que no es el único sitio que aplica esta política de ventas a todas luces retrógrada e imbécil. Ni qué decir lo que sentí cuando lo experimenté en carne propia. En fin, no abundo más en lo que parece que es ya una costumbre con la que nace la comercialización de ebooks, por lo menos en España, donde, para nuestro pesar, está la mayor oferta editorial en nuestro idioma y no sólo en él, pues cuando intenté adquirir un texto en inglés en El Corte Inglés, pues lo mismo. Ahora aprecio más en lo que vale la bendita piratería, que pone a disposición de los lectores de ebooks, y eso nadie puede negarlo, una oferta amplísima que las editoriales en español y que tanto cacarean contra ella están lejísimos de ofrecer por su cuenta. Y estoy hablando de libros en varios idiomas.
Como sea, repito que hay libros que todavía me apetece tener en el formato tradicional, sea por una bonita portada, por la presentación, por oler el papel de sus hojas, etc, etc. Inclusive puedo tener la correspondiente copia electrónica en aras de la permanencia y la mayor comodidad, por ejemplo. Pero, otra vez, sí coincido en que ya no puede dar lo mismo leer usando, una vez que consideras los diversos aspectos, una plataforma o la otra, y creo que con la consolidación gradual del ebook esto va a ser cada vez más evidente

Entradas más populares de este blog

¿Qué hace a un cuento?, 1

En el blog de Federico Escobar se ha abierto una pequeña polémica en torno al premio Juan Rulfo 2009, otorgado por Radio Francia International. El premio lo obtuvo el argentino Mariano Pereyra Esteban por «El metro llano», con la novedad de que la organización ha puesto disponible el cuento ganador para su descarga. (Huelga decir que sería un buen momento para leerlo antes de seguir leyendo.) La nota expresa su extrañeza a que dicho texto haya ganado el premio. En los comentarios del blog el autor del cuento responde a los cuestionamientos de manera bastante mesurada y acertada, a mi parecer. Gracias a esta actitud es posible entender que por sobre las reticencias de Escobar se encuentran visiones opuestas de lo que debería ser un cuento. Dice Escobar:

Ahora, sí creo que el cuento pretendía ser humorístico, tanto como pretendía ser artificioso en el lenguaje. Creo que cualquiera que lea el cuento estaría de acuerdo con que está escrito en un registro humorístico; cuando dije que el tex…

Le vent nous portera (en español)

In Memoriam Gary Gygax (1938-2008)

Download video!

Je n'ai pas peur de la route
Faudrait voir, faut qu'on y goûte
Des méandres au creux des reins
Et tout ira bien là
Le vent nous portera

No le tengo miedo al camino,
Habrá que ver, habrá que probar,
los meandros del hueco de la espalda
y todo estará bien.
El viento nos llevará.

Ton message à la Grande Ourse
Et la trajectoire de la course
Un instantané de velours
Même s'il ne sert à rien va
Le vent l'emportera
Tout disparaîtra mais
Le vent nous portera

Tu mensaje a la Osa Mayor
Y la trayectoria del viaje
Un instante resplandeciente
Incluso si no sirve para nada
El viento triunfará.
Todo desaparecerá pero
El viento nos llevará.

La caresse et la mitraille
Et cette plaie qui nous tiraille
Le palais des autres jours
D'hier et demain
Le vent les portera

La caricia y la metralla
Y esta herida que nos lastima
Los palacios de otras épocas,
De ayer y de mañana,
El viento los llevará.

Génetique en bandouillère
Des chromosomes dans l'atmosphère
Des taxis pour l…

La noche boca arriba: el juego

La noche boca arriba es un juego de rol para dos personas, que necesita de lápiz, papel y un mazo de cartas. Un juego de rol basado en el cuento de Julio Cortázar: A veces, Jorge es un candidato a paciente de psiquiátrico, pero otras veces lidera un batallón de caballería enfrentado al ejército inumerable del Rey No Muerto. El propio Jorge sospecha que sólo una de estas realidades puede ser auténtica… ¿pero cuál? Ganador del desafío Pirmero Tira, Luego Hablamos, aparece en versión de playtest listo para descargarse.Descarga La noche boca arriba: el juego de rol (playtest)